Revelado el violento nacimiento de la Vía Láctea

Científicos han podido completar, por primera vez, la historia de la formación de nuestra galaxia.

La  Vía Láctea se tragó a otra galaxia hace una cuarta parte de su masa, 10.000 millones de años, en una "colisión violenta".

El universo recién nacido (hace unos 13.700 millones de años) era muy diferente del universo que conocemos hoy, pese a que, cuando observamos la ínfima porción que podemos estudiar desde la Tierra, lo que hacemos es verlas tal como eran millones de años atrás en el espacio-tiempo.

En los inicios de la Vía Láctea, se cree que las estrellas se formaban, primero, a una alta velocidad, formando las primeras galaxias enanas, cuyas fusiones dieron lugar a las galaxias más masivas de la actualidad, incluida la nuestra.

Sin embargo, la cadena exacta de los eventos que produjeron la Vía Láctea no se conocía. Hasta ahora.

Las mediciones exactas de la posición, el brillo y la distancia de alrededor de un millón de estrellas de nuestra galaxia en un radio de 6.500 años luz del Sol, obtenidas con el telescopio espacial Gaia, han permitido que un equipo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) revele algunas de sus etapas iniciales, para concluir que la Vía Láctea se tragó a otra galaxia hace una cuarta parte de su masa, 10.000 millones de años, en una "colisión violenta".

Carme Gallart, investigadora del IAC y primera autora de este artículo, que ha sido publicada en la revista Nature Astronomy, lo explica así: "Hemos analizado, y comparado con modelos teóricos, la distribución de colores y magnitudes (brillos) de las estrellas en la Vía Láctea, dividiéndolas en varios componentes; el llamado halo estelar (una estructura esférica que rodea a las galaxias espirales) y el disco grueso (estrellas que forman el disco de nuestra galaxia, pero que ocupan un cierto rango de altura)".

Y añade: "La novedad de nuestro trabajo es que hemos podido asignar edades precisas a las estrellas que pertenecen a las galaxias que se fusionaron y, al conocer estas edades, cuándo se produjo la fusión".

Primeros días de la Vía Láctea, impresión artística. Crédito: Gabriel Pérez Díaz, SMM (IAC).

Pero si ambos componentes se formaron al mismo tiempo, ¿qué diferencia uno de otro?

La pieza final del rompecabezasfue dada por la cantidad de metales (elementos que no son hidrógeno o helio) en las estrellas de uno u otro componente, como explica Tomás Ruiz Lara, un investigador del IAC y otro de los autores del artículo: "Las estrellas en el componente azul tienen una cantidad de metales más pequeña que las del componente rojo".

Identificaron dos conjuntos estelares distintos: uno "azul" que contiene menos metal, y uno "rojo" que contiene más metal.

 

La primitiva Vía Láctea 'se tragó' a otra galaxia más pequeña tiempo atrás

Después de estudiar su movimiento y composición, el equipo determinó que ambos conjuntos de estrellas eran igualmente viejas, pero los más azules se habían establecido en un "movimiento caótico", una prueba de que la Vía Láctea se había tragado una galaxia más pequeña en un lejano rincón del tiempo.

También determinaron que la colisión contribuyó a los "estallidos violentos" de formación de estrellas durante otros cuatro mil millones de años, después de lo cual el gas de esas formaciones se instaló en el delgado disco de la Vía Láctea que atraviesa el centro de la galaxia.

Estudios anteriores habían descubierto que el halo galáctico mostraba claros signos de estar formado por dos componentes estelares distintos, uno dominado por estrellas más azules que el otro. El movimiento de las estrellas en el componente azul rápidamente permitió identificarlo como los restos de una galaxia enana (Gaia-Enceladus) que impactó en la Vía Láctea temprana. Sin embargo, la naturaleza de la población roja y la época de la fusión entre Gaia-Enceladus y nuestra Galaxia eran desconocidas hasta ahora.

Estos hallazgos, junto con las predicciones de las simulaciones que también se analizan en el artículo, han permitido a los investigadores completar, por primera vez, la historia de la formación de la Vía Láctea.

La Vía Láctea contiene al menos 100.000 millones de estrellas y su centro contiene una fuente de radio intensa que se cree que es el agujero negro supermasivo Sagitario A.

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo