Oumuamua no es una nave extraterrestre

Una nueva hipótesis da un origen natural al controvertido visitante interestelar Oumuamua.

El objeto interestelar Oumuamua, esa extraña roca con forma de cigarro que se encuentra en algún lugar a una gran distancia más allá del sistema solar, no es una nave espacial alienígena, según afirma una nueva investigación publicada en la revista Nature Astronomy.

 

Cuando el primer visitante interestelar conocido del sistema solar fue visto el 19 de octubre de 2017, los científicos se apresuraron a observar el extraño objeto. El viajero había sido expulsado de su sistema y tal vez se trataba de un cometa o asteroide, o incluso una parte de un planeta triturado. Un par de científicos incluso sugirieron que podría ser una nave espacial alienígena.

"Nunca hemos visto nada como 'Oumuamua en nuestro sistema solar", dijo Matthew Knight, astrónomo de la Universidad de Maryland y primer autor de un nuevo artículo sobre el misterioso objeto, en un comunicado. "Es realmente un enigma todavía".

Knight formó parte del equipo
Oumuamua International Space Science Institute (ISSI). Los científicos concluyeron que Oumuamua no es de origen extraterrestre, ya que una explicación natural satisface las observaciones.


"Nuestra preferencia es seguir con los análogos que conocemos, a menos o hasta que encontremos algo único. La hipótesis de la nave extraterrestre es una idea divertida, pero nuestro análisis sugiere que hay toda una serie de fenómenos naturales que podrían explicarlo", dijo Knight.

 

Un objeto inusual



La rápida velocidad de Oumuamua llevó a que los astrónomos tuvieras apenas unas pocas semanas para recopilar la mayor cantidad de datos posible. Sus observaciones revelaron que el objeto era pequeño y de color rojo y que parecía tener una forma de cigarro y un giro inusual, así como un extraño cambio de dirección que ha sido un desafío explicar.

"El movimiento de 'Oumuamua no se limitó a seguir la gravedad a lo largo de una órbita parabólica como cabría esperar de un asteroide", aclaró Knight.

Los chorros de gas podrían empujar suavemente al viajero, proporcionando una posible explicación para su cambio en el giro y la dirección. Pero los astrónomos no detectaron ningún signo de material disparado fuera del objeto alargado que coincidiera con los modelos actuales.

Los científicos que sugirieron que el objeto podría ser una nave extraterrestre también argumentaron que la falta de objetos naturales similares en el espacio sugiere que Oumuamua nunca debería haberse descubierto y, por lo tanto, haber sido apuntado deliberadamente a la Tierra. De manera similar, su improbable órbita la envió más cerca de la Tierra que cualquier otro planeta, la llamada órbita especial que sugiere que puede habernos buscado.

Knight y sus colegas argumentaron que, si bien las simulaciones sugieren cuánto material, aproximadamente una masa de la Tierra, se expulsa durante la formación del planeta, la cantidad real de escombros expulsados durante estos eventos sigue siendo desconocida: podrían ser algunos objetos grandes o muchos más pequeños.

 

¿Qué pasa con la extraña forma alargada del visitante?

 

"La cuestión es que no conocemos la forma real de Oumuamua", escribió Raymond. Los investigadores solo tuvieron un tiempo limitado para observar el débil objeto que huía. Si bien podría parecer un cigarro, también podría tener un gran parecido con un panqueque.

 

Incluso la forma de cigarro podría tener una explicación natural. 'Oumuamua podría ser un fragmento de un objeto más grande triturado antes de ser expulsado, un proceso que lo estiró. Las colisiones lentas con objetos en su sistema doméstico podrían haber producido su forma extraña. O el polvo que viaja rápidamente entre las estrellas podría haberse estrellado contra el visitante, forjando un cigarro alargado. O podría ser algo completamente distinto.



Si Oumuamua no es una nave extraterrestre, ¿qué podría ser?



"No hay una respuesta aceptada universalmente, pero las señales apuntan a que 'Oumuamua es similar a los cometas del sistema solar", apunta Sean Raymond, miembro también del equipo ISSI.

 

Los objetos similares a cometas son constantemente expulsados de sus sistemas por grandes planetas y estrellas. Un cometa de tamaño completo o un fragmento de un cometa encajaría con la apariencia y aceleración de 'Oumuamua, según los investigadores.

"Es posible que algunas de las rarezas de 'Oumuamua se deban simplemente a su pequeño tamaño", aclara Raymond. Añadió que las propiedades de muy pocos objetos de tamaño similar en el sistema solar son conocidas debido a su pequeño tamaño, lo que hace que sean un desafío para la observación.

"Las señales apuntan a que 'Oumuamua es un objeto natural. Tal vez algo similar a un cometa", escribió. "Pero no hay alienígenas".

 

Referencia: The natural history of 'Oumuamua, Nature Astronomy (2019). DOI: 10.1038/s41550-019-0816-x , https://nature.com/articles/s41550-019-0816-x

 

Crédito imagen: ESO/M. Kornmesser

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo