Nueva explicación para el misterio de la estrella Tabby

Tabby habría “secuestrado” a una exoluna, y sus escombros serían los responsables de la itinerancia en su brillo.

 

La estrella Tabby vuelve a dar de qué hablar: desde 2011, este astro situado a mil trecientos años luz de distancia de la Tierra registra alteraciones en su brillo, lo cual no sería raro si no fuera porque esos cambios son tan irregulares que no se pueden explicar por ningún proceso conocido. Esto ha provocado que muchos equipos de científicos emitan sus hipótesis. Y, por supuesto, que otros muchos interesados han propuesto que, en realidad, Tabby se trata de una estructura alienígena, una esfera de Dyson.

No obstante, la mayoría de los científicos tratan de buscar una explicación plausible y científica a esta itinerancia de brillo. Es normal que las estrellas registren cambios en su brillo; de hecho, este es precisamente el marcador que usan los astrónomos para detectar planetas. Pero los cambios en el brillo de Tabby no corresponden a un planeta, ni a un planeta anillado.

En concreto, Tabby baja en brillo ocasionalmente, a veces solo un 1 por ciento y otras veces hasta en un 22 por ciento, durante días o semanas antes de recuperar su brillo. Además, el brillo de la estrella también se está volviendo más débil con el tiempo, disminuyendo en un 14 por ciento entre 1890 y 1989.

 

¿Qué le pasa a Tabby?

La última hipótesis sobre el misterio de Tabby acaba de ser publicada en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. En el estudio, los astrofísicos Brian Metzger, Miguel Martínez y Nicholas Stone proponen que este fenómeno es el resultado de un disco de escombros, arrancado de una exoluna en descomposición, cuyos restos se están acumulando y orbitan a la estrella, bloqueando su luz a medida que el material pasa entre la estrella y la  Tierra.

 

Según los científicos, esta exoluna es una especie de cometa de hielo, que va expulsando rocas al espacio según se va evaporando. Finalmente, se evaporará por completo, aunque aún tardará millones de años en hacerlo. Parece mucho tiempo, pero en realidad somos muy afortunados de ser testigos de tal fenómeno.

En ocasiones, las exolunas pueden versen tan influidas por fuertes interacciones o colisiones con su estrella madre que se verían arrancadas de los planetas a los que orbitan, para chocar contra la estrella. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos, la estrella no destruye repentinamente a la exoluna, sino que “se la roba” al planeta, y la incorpora en una nueva órbita a en torno a ella. En esta nueva órbita, la exoluna, helada y polvorienta, estaría expuesta a la radiación de la estrella Tabby, que estaría desgarrando sus capas externas, creando nubes de polvo. Cuando esas nubes de polvo pasan entre la estrella y la Tierra, se observan estas caídas intermitentes de brillo.

Esto explicaría la atenuación inconsistente a corto plazo de la estrella Tabby, pero los investigadores han tenido aún más dificultades para explicar el desvanecimiento general a largo plazo.

El equipo de Columbia sugiere que Tabby secuestró a una exoluna procedente de un planeta cercano, desaparecido hace mucho tiempo, y lo puso en órbita a su alrededor, donde habría sido destrozada por una radiación estelar más fuerte que la que existía en su antigua órbita. Los trozos de las capas exteriores polvorientas de hielo, gas y roca carbonosa tendría que haber resistido la presión de la radiación que expulsa nubes de polvo de grano más pequeño, y el material volátil de grano grande habría heredado la nueva órbita de la exoluna alrededor de Tabby, donde formaría un disco que bloquea persistentemente la luz de la estrella. La opacidad del disco puede cambiar lentamente, a medida que las nubes de grano más pequeño pasan a través de él, y las partículas más grandes atrapadas en órbita se mueven desde el disco hacia la estrella Tabby, y finalmente se calientan tanto que se derriten y caen sobre la superficie de la estrella.

En última instancia, los investigadore sugieren que la exoluna se evaporará por completo.

 

Otras hipótesis

Otras hipótesis sobre qué causa el oscurecimiento de Tabby son: el paso de un planeta masivo con anillos acompañado de dos grupos de asteroides 'troyanos'; y una nube de polvo desigual que se mueve alrededor de la estrella. Con los conocimientos que poseemos hasta ahora sobre Tabby, no podemos estar seguros de qué hipótesis es la correcta.

No obstante, este nuevo estudio ha logrado encajar una pieza del puzzle que ninguna otra investigación habría logrado antes: “La hipótesis de que las exolunas huérfanas terminan en órbitas altamente excéntricas entorno a sus estrellas madre coincice con las investigaciones previas, y ningún otro modelo anterior pudo juntar todas estas piezas”, según uno de los investigadores del equipo de Columbia.

El siguiente paso, para probar que esta hipótesis es plausible, es encontrar otras estrellas que, como Tabby, habrían secuestrado a otras lunas y las estén aniquilando lentamente. Eso indicaría que este proceso es relativamente común, además de que nos proporcionaría una nueva línea de investigación de las exolunas.

Aunque todavía no tenemos evidencia de que existan lunas fuera de nuestro Sistema Solar, los investigadores creen los casos de lunas arrastradas hacia la estrella madre de sus sistemas no deberían ser infrecuentes.

 

 

Referencia:

Wiley-Blackwell (publisher) Wiley-Blackwell for the Royal Astronomical Society.

https://phys.org/journals/monthly-notices-of-the-royal-astronomical-society/

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo