La sangre puede coagularse o fluir marcha atrás en el espacio

La NASA ha descubierto un nuevo peligro para las misiones de larga distancia. Un nuevo obstáculo para ir a Marte.

sangre-espacio
iStock

Un nuevo informe de la NASA sugiere que los astronautas tendrían problemas significativos de flujo sanguíneo en la parte superior del cuerpo (en la cabeza, concretamente). El inesperado descubrimiento tiene implicaciones importantes para las misiones espaciales de larga duración, incluidos los viajes a Marte.

 

Es cierto que durante décadas ha sido documentado que los vuelos espaciales resultan bastante duros para el cuerpo humano, como el hecho de que la reducción de la gravedad (a gravedad 0) hace que los músculos pierdan masa y los huesos sean significativamente más frágiles. Los astronautas también experimentan pérdida de volumen sanguíneo, un sistema inmune debilitado y descondicionamiento cardiovascular, ya que flotar requiere poco esfuerzo y el corazón no tiene que trabajar tanto para bombear sangre. Pero el nuevo estudio muestra un problema importante con el que no contábamos: un vaso sanguíneo en el costado del cuello que es responsable de drenar la sangre de la cara, el cerebro y el cuello. Y pasar tiempo en el espacio puede afectar la forma en que la sangre fluye a través de la vena yugular interna, haciendo que se detenga o incluso fluya hacia atrás la sangre, un riesgo para la salud que era desconocido hasta ahora.

En el estudio de la agencia espacial, publicado en la revista
JAMA Network Open, los científicos examinaron 11 astronautas sanos que habían permanecido a bordo de la Estación Espacial Internacional durante un promedio de seis meses. Durante las evaluaciones de ultrasonido de rutina, en el día 50 de sus misiones, descubrieron que siete miembros de la tripulación tenían un flujo sanguíneo estancado o inverso en la vena yugular interna izquierda.

 

También encontraron que un astronauta desarrolló un coágulo en la vena yugular interna durante el vuelo espacial, y otro miembro de la tripulación también presentaba un coágulo parcial después de regresar a la Tierra, según la investigación.

 

Se trata de la primera vez que los científicos observan estas condiciones en los astronautas y las implicaciones de su descubrimiento podrían afectar futuros vuelos espaciales a largo plazo, como la propuesta de poner humanos en Marte en un futuro cercano. Una misión tripulada a Marte podría llevar hasta cuatrocientos días, incluso si la misión implica poca o ninguna permanencia en la superficie del Planeta Rojo. En los últimos tiempos, los científicos de la NASA también han expresado su preocupación por el riesgo de radiación de partículas energéticas en misiones espaciales a largo plazo.

Según el equipo responsable del estudio, este problema debe investigarse antes de comenzar a enviar astronautas a viajes largos a Marte. Todavía no está claro cuáles podrían ser las consecuencias de este tipo de trombosis, pero
las implicaciones podrían ser graves e incluso fatales.

"La exposición a un ambiente sin peso durante el vuelo espacial resulta en un cambio crónico de sangre y fluido tisular en comparación con la postura erguida en la Tierra, con
consecuencias desconocidas para el flujo venoso cerebral", exponen los autores.

 

Aquí, en la Tierra, por supuesto, la gravedad se encarga del trabajo de extraer sangre de la cabeza al resto del cuerpo: es una de las razones por las que comenzarías a sentirte muy extraño si hicieras el pino durante un período prolongado de tiempo.

 

"Los cambios de líquido hacia la cabeza durante la ingravidez prolongada provocan hinchazón facial, disminución del volumen de las piernas, aumento del volumen sistólico y disminución del volumen plasmático", continúan los expertos.

Huelga decir que
se necesita más investigación para determinar cuán grande es este problema y cómo podríamos mitigarlo en futuros vuelos espaciales.

 

Referencia: Assessment of Jugular Venous Blood Flow Stasis and Thrombosis During Spaceflight. Cardiology. KarinaMarshall-Goebel,PhD1;Steven S.Laurie,PhD1;Irina V.Alferova,MD, PhD2;et al JAMA Netw Open.2019;2(11):e1915011. DOI: doi:10.1001/jamanetworkopen.2019.15011

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo