La NASA enviará una nave espacial a Titán, la luna de Saturno

La misión Dragonfly tiene como objetivo la búsqueda de vida extraterrestre.

Es oficial. La NASA enviará una nave pionera a Titán, la luna más grande del planeta Saturno. La misión, llamada Dragonfly, explorará el misterioso mundo utilizando una tecnología pionera de drones. Y buscará los "bloques de construcción de la vida", lo que nos permitirá ver cómo comenzó la vida en la Tierra.

Titán tiene todos los ingredientes para la vida, y la misión Dragonfly podría encontrar pruebas de extraterrestres en el lejano mundo, dijo la científica de la NASA, Lori Glaze.

La luna de Saturno es bastante similar a la Tierra, con ríos y montañas que parecen áreas desérticas en nuestro propio planeta. La NASA hizo hincapié en que las imágenes enviadas por la Dragonfly cuando vuele sobre la superficie nos pueden recordar a las instantáneas hechas desde un avión que vuela sobre la Tierra. Pero también tiene diferencias espectaculares. Titán tiene nubes y lluvia de metano, y el material orgánico se forma en la atmósfera y cae sobre el mundo como la nieve.

La nave espacial Dragonfly es capaz de aterrizar en este mundo y luego saltar de nuevo como un avión no tripulado, volando sobre la superficie antes de caer sobre otras partes de Titán que puedan ser de interés. Será la primera vez que la NASA lanza un vehículo de este tipo que
puede volar como un dron de gran tamaño.

 

Puede hacerlo porque la densa atmósfera de Titán es cuatro veces más gruesa que la de la Tierra, lo que le permite moverse fácilmente por todo su diámetro. El vehículo volador tiene el tamaño de un rover marciano.

"Titan es diferente a cualquier otro lugar en el sistema solar, y Dragonfly es como ninguna otra misión", comentó Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia de la NASA en la sede de la agencia en Washington.

"
Es sorprendente pensar en este dron volando kilómetros y kilómetros a través de las dunas de arena orgánica de la luna más grande de Saturno, explorando los procesos que dan forma a este entorno extraordinario. Dragonfly visitará un mundo lleno de una gran variedad de compuestos orgánicos, que son los bloques de construcción de la vida y podrían enseñarnos sobre el origen de la vida misma".

La misión no se lanzará en 2026 y tardará ocho años en llegar a Titán, aterrizando finalmente en 2034. La nave caerá en paracaídas y se posará sobre la región ecuatorial.

 

Cuando llegue allí, rebotará por docenas de lugares diferentes en Titán, en busca de procesos químicos que reflejen los que estaban presentes en la Tierra primitiva. Al hacerlo, esperará descubrir cómo la química se convirtió en biología, permitiendo que la vida diese comienzo y conduciendo a la variedad de seres vivos que nos rodean en la actualidad.

Se espera que encuentre esas pistas mientras recorre las dunas orgánicas y el suelo de un cráter de impacto donde los científicos creen que hay agua líquida y materiales orgánicos complejos. Esos ingredientes pueden haber estado juntos durante decenas de miles de años,
permitiéndonos vislumbrar sin precedentes los inicios de la vida.

También tendrá instrumentos para buscar indicaciones de vida en el pasado, o incluso ahora, pues el vehículo estará equipado con taladros y sondas para investigar la superficie, además de cámaras para capturar imágenes de la luna saturniana. También contará con un espectrómetro de rayos gamma activado por neutrones que identificaría rápidamente la composición elemental en masa en los lugares de aterrizaje. Las versiones anteriores de este instrumento han requerido refrigeradores criogénicos activos, pero esto no representará un problema porque la temperatura de la atmosfera de Titán es lo suficientemente baja.

"Con la misión Dragonfly, la NASA volverá a hacer lo que nadie más puede hacer", dijo el administrador de la Nasa Jim Bridenstine.
“Visitar este misterioso mundo oceánico podría revolucionar lo que sabemos sobre la vida en el universo. Esta misión de vanguardia hubiera sido impensable incluso hace unos años, pero ahora estamos listos para el increíble vuelo de Dragonfly".

 

La misión Dragonfly es parte del competitivo Programa de Nuevas Fronteras de la NASA y supera otro posible proyecto para recolectar muestras de un cometa cercano.

Las
misiones anteriores que formaban parte del mismo programa incluían la misión New Horizons a Plutón y luego al Cinturón de Kuiper, la sonda Juno que voló a Júpiter y la misión Osiris-Rex que aterrizó en el asteroide Bennu y regresará a la tierra.

"El programa New Frontiers ha transformado nuestra comprensión del sistema solar, descubriendo la estructura interna y la composición de la atmósfera turbulenta de Júpiter, los secretos helados del paisaje de Plutón, revelando objetos misteriosos en el cinturón de Kuiper y explorando un asteroide cercano a la Tierra para el bloques de construcción de la vida ", aclaró Lori Glaze, directora de la división de ciencia planetaria de la NASA.

"Ahora podemos añadir Titán a la lista de mundos enigmáticos que la NASA explorará".

 

Referencia: NASA

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo