¡Hay vapor de agua en la superficie de la luna Europa!

Los científicos han detectado en la luna de Júpiter suficiente vapor de agua para llenar una piscina olímpica en minutos.

vapor-agua-europa
iStock

Hace cuarenta años, una nave espacial Voyager logró las primeras imágenes en primer plano de Europa, una de las 79 lunas de Júpiter, que revelaron grietas marrones cortando la superficie helada de la luna, dándole una apariencia de globo ocular venoso. Las misiones posteriores han recabado suficiente información adicional sobre Europa para convertirla en un objetivo prioritario de investigación en la búsqueda de vida de la NASA.

 

¿Por qué es tan especial esta luna? Porque posee todos los ingredientes necesarios para la vida, una prometedora guardería extraterrestre.

 

Los científicos planetarios sospechaban que Europa, la luna más grande de Júpiter, podía albergar un vasto océano de agua líquida debajo de su gruesa corteza helada. Unimos este océano con una fuente de energía (como los respiraderos hidrotermales) y algunos elementos químicos, y nos encontramos con una posibilidad decente de que la luna pueda soportar formas de vida básicas.

 

Ahora, un equipo internacional de astrónomos ha anunciado la detección directa de vapor de agua en la atmósfera de Europa por primera vez en la historia. Tal y como se detalla en el estudio que recoge la revista Nature Astronomy, este método de detección es una fuerte evidencia de que existe agua líquida debajo de la superficie de Europa.

"Esto no significa necesariamente que el vapor de agua provenga de un océano", comenta el científico planetario de la NASA Lucas Paganini. "Pero parece que esta detección está conectada al agua líquida debajo de la superficie".

 

El equipo de la NASA descubrió que Europa libera tanto vapor de agua como para llenar una piscina olímpica en cuestión de minutos. Nos suene extraño o no, ha sido suficiente para ser detectado desde la Tierra.

 

vapor-agua2
NASA's Goddard Space Flight Center/David Ladd

¿De dónde procede este agua?



De las 17 observaciones del Observatorio W. M. Keck en Hawai, que utiliza un espectrógrafo para detectar las composiciones químicas de las atmósferas de otros planetas escaneando la luz infrarroja, ya sea liberada o absorbida,
los científicos únicamente detectaron vapor de agua en una. Las moléculas como el agua emiten frecuencias específicas de luz infrarroja cuando interactúan con la radiación solar.

"Sugerimos que la desgasificación del vapor de agua en Europa ocurre a niveles más bajos de lo estimado previamente, con eventos localizados y raros de actividad más fuerte", escribieron los autores.

Debido a que solo vieron el vapor de agua una vez, los científicos confiaron en que el agua provenía de un penacho.Y donde hay penachos, hay una buena posibilidad de que haya agua líquida. El siguiente paso es determinar qué está produciendo los penachos y si son indicativos de grandes cantidades de agua líquida en Europa. Un penacho puede provenir de la desgasificación del agua líquida en las profundidades de la superficie de Europa o la fricción causada por el hielo, entre otras cosas. Pero para resolver el misterio, tendremos que enviar algunos robots para que lo veamos por nosotros mismos. "Si queremos obtener más conocimiento sobre este mundo oceánico, realmente necesitamos acercarnos", aclara Paganini.

 

Lo que está por venir



La próxima
misión Europa Clipper de la NASA tendrá una visión mucho más cercana de la superficie de la luna helada. La misión se lanzará en 2025 y será la sonda más grande jamás creada, Clipper estará equipada con un conjunto de instrumentos diseñados para mirar por debajo de la capa de hielo de Europa (cámaras, espectrómetros, radar...) que también determinarán la composición de la luna y nos ofrecerá imágenes nunca vistas. Si Clipper encuentra evidencia de vida durante los 45 sobrevuelos programados, finalmente podría justificar un módulo de aterrizaje en esta enorme luna.

 

Referencia: A measurement of water vapour amid a largely quiescent environment on Europa. L. Paganini, G. L. Villanueva, L. Roth, A. M. Mandell, T. A. Hurford, K. D. Retherford & M. J. Mumma. Nature Astronomy (2019) DOI: doi:10.1038/s41550-019-0933-6

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo