Hace 2.500 años los humanos ya consumían marihuana

Descubren en un antiguo cementerio chino restos de cannabis, que probablemente consumían de forma ritual para comunicarse con los muertos.

Sabemos que los humanos llevan consumiendo cannabis -por distintos motivos- durante miles de años, pero su historia como droga ha sido un poco más difícil de precisar. Ahora tenemos un nuevo punto de referencia: un nuevo estudio pone sobre la mesa que hace unos 2.500 años, los humanos de Asia Central fumaban cannabis psicoactivo en los funerales.

Específicamente, los arqueólogos han encontrado rastros de
cannabinol, un metabolito oxidativo del tetrahidrocannabinol (o THC) en los incensarios recuperados del antiguo cementerio de Jirzankal en la meseta de Pamir.

Aunque
existe evidencia de que el cultivo de cannabis se remonta al año 4.000 a.C., su uso principal parecía ceñirse al cultivo de las semillas aceitosas y su fibra, utilizando plantas con concentraciones muy bajas de THC (es decir, que no “colocaba”). Este descubrimiento, es la primera evidencia clara del uso de cannabis por sus propiedades psicoactivas.

 

Rituales funerarios



Las excavaciones comenzaron en 2013
, y entre los artefactos retirados había 10 fragmentos de brasero de madera, que contenían piedras con signos claros de quemaduras. Los expertos sospecharon que estas marcas tenían un propósito ritual, y extrajeron residuos de la madera y las piedras para ver si podían determinar la composición química de lo que en su día habían depositado dentro.

Usando una técnica de identificación llamada cromatografía de gases-espectrometría de masas, el equipo comenzó a analizar el material orgánico de uno de los tazones. En la primera prueba, los biomarcadores para el cannabis aparecieron en la capa carbonizada interna. Para asegurarse de lo que estaban viendo, analizaron las antiguas muestras de cannabis del cementerio Jiayi en Turpan, que se remontan a 790-520 a.C., para obtener una señal de referencia química. Luego procedieron a analizar el resto de las muestras.

"Para nuestra emoción,
identificamos los biomarcadores del cannabis y los productos químicos locales relacionados con las propiedades psicoactivas de una planta", dijo el arqueólogo Yimin Yang de la Academia de Ciencias de la Universidad China en una rueda de prensa. "Esta es una de las primeras pruebas químicas del consumo de cannabis".

 

Un hallazgo sorprendente



Casi todos los residuos quemados de las piedras y el interior de
los recipientes contenían trazas de cannabinol, lo que sugiere que las plantas de cannabis se quemaron deliberadamente al colocar piedras ardientes encima de ellas en los braseros. Pero había algo más. Los datos indicaron una mayor concentración de THC que la que se encuentra generalmente en las plantas silvestres.

La implicación de este hallazgo es que las gentes de Jirzankal buscaron o cultivaron plantas de cannabis con mayor contenido de THC.
Es imposible saber cuál exactamente, pero parece probable que fuese algo deliberado.

Según los investigadores, esto sugiere que, cuando se combina con el cannabis Turpan, que también contenía THC, el uso de la planta por sus propiedades psicoactivas podría haberse originado en Asia Central, donde el cannabis evolucionó por primera vez.

Luego no habría tardado mucho en extenderse por todo el hemisferio norte a través de las rutas de intercambio de la antigua Ruta de la Seda.

"Creo que este es un maravilloso ejemplo de cuán estrechamente entrelazados están los humanos y lo han estado con el mundo que los rodea", dijo el arqueobotanista Robert Spengler del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana que participó en el estudio.

"Impusieron presiones evolutivas sobre las plantas a su alrededor, y en algunos casos esto lleva a la domesticación. Los seres humanos siempre han buscado plantas con metabolitos secundarios que tengan cierto efecto en el cuerpo humano. Los humanos premodernos
tenían una comprensión íntima de las plantas a su alrededor. Los resultados del estudio, en muchos aspectos, no deberían sorprender a nadie", aclara.

 

En la imagen que ilustra la noticia, vemos uno de los cuencos de hace 2.500 años hallados en el cementerio de Jirzankal, en el que se han encontrado restos de cannabis.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Science Advances.

 

Referencia: The origins of cannabis smoking: Chemical residue evidence from the first millennium BCE in the Pamirs. Meng Ren, Zihua Tang, Xinhua Wu, Robert Spengler, Hongen Jiang, Yimin Yang y Nicole Boivin. Science Advances 12 Jun 2019: Vol. 5, no. 6, eaaw1391 DOI: 10.1126/sciadv.aaw1391

 

Crédito imagen: Xinhua Wu.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo