El agua llegó a la Tierra con la formación de la Luna

Una nueva investigación explica cómo la Tierra se convirtió en un planeta habitable. Gracias a la Luna.

Sin la Luna y el agua, la vida en la Tierra no sería posible. Una nueva investigación sugiere que ambas fueron posibles gracias al protoplaneta Tea (Theia), que colisionó con la Tierra hace 4.400 millones de años.

Los científicos llevaban desconcertados mucho tiempo a causa del verdadero origen del agua de la Tierra. La Tierra se formó en el sistema solar interior sí, pero
el sistema solar interior estaba seco. Los materiales húmedos del sistema solar fueron relegados al sistema solar exterior.

Los meteoritos carbonosos ricos en agua, por ejemplo, provienen del sistema solar exterior. Los meteoritos no carbonosos del sistema solar interior no tienen agua. En algún momento durante la historia temprana de la Tierra, los materiales carbonosos suministraron grandes cantidades de agua. Pero
los detalles y el calendario de este proceso no se entienden bien.

 

¿De dónde vino el agua?

 

Ya sabemos que La Tierra es única en nuestro sistema solar: es el único planeta terrestre con una gran cantidad de agua y una luna relativamente grande, que estabiliza el eje de la Tierra. Ambos componentes fueron esenciales para que la Tierra desarrollara la vida.

Ahora, los planetólogos de la Universidad de Münster (Alemania) gan podido demostrar, por primera vez, que el agua llegó a la Tierra con la formación de la Luna hace unos 4.400 millones de años.

 

Hasta ahora, los científicos habían asumido que Tea se originó en el sistema solar interior cerca de la Tierra. Sin embargo, los expertos han podido demostrar que Tea proviene del sistema solar exterior y que suministró grandes cantidades de agua a la Tierra. Los resultados se publican en la revista Nature Astronomy.

"
Hemos utilizado isótopos de molibdeno para responder a esta pregunta", dijo Gerrit Budde, investigador del Instituto de Planetología de la Universidad de Münster, en un comunicado de prensa. "Los isótopos de molibdeno nos permiten distinguir claramente el material carbonoso y el no carbonoso, y como tal representan una 'huella genética' del material del sistema solar externo e interno".

 

El análisis realizado por Budde y su equipo mostró que parte del molibdeno de la Tierra proviene del sistema solar exterior. Debido a que el molibdeno es un elemento que adora el hierro, la mayor parte se encuentra en el núcleo de la Tierra, pero no todo.

"El molibdeno, al que se puede acceder hoy en día en el manto de la Tierra, por lo tanto
, se originó en las últimas etapas de la formación de la Tierra, mientras que el molibdeno de las fases anteriores está en el núcleo", aclara el científico planetario Christoph Burkhardt, coautor del trabajo.

La nueva investigación muestra llegaron a nuestra planeta grandes cantidades de agua después de que los bloques de construcción de la Tierra se hubieran fusionado. Los autores del estudio sugieren que gran parte de este material rico en agua fue suministrado por Tea, el planeta del tamaño de Marte que los científicos teorizan que golpeó la Tierra hace unos 4.400 millones de años,
vaporizando gran parte de la Tierra y provocando la formación de la Luna.

"Nuestros datos demuestran que la Tierra acrecentó los cuerpos carbonosos al final de su historia de crecimiento, probablemente a través del impacto de formación de la Luna", escribieron los autores.
"Esta entrega tardía de material carbonoso probablemente se debió a una inestabilidad orbital de los planetas gigantes de gas, y demuestra que la habitabilidad de la Tierra está fuertemente vinculada a las etapas tardías de su crecimiento".

"Nuestro enfoque es único porque, por primera vez,
nos permite asociar el origen del agua en la Tierra con la formación de la Luna. En pocas palabras, sin la Luna probablemente no habría vida en la Tierra", concluye Thorsten Kleine, coautor del estudio.

 

Referencia: Gerrit Budde et al, Molybdenum isotopic evidence for the late accretion of outer Solar System material to Earth, Nature Astronomy (2019). DOI: 10.1038/s41550-019-0779-y

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

CONTINÚA LEYENDO