Descubren en el semen de las lampreas una feromona que atrae a las hembras

Hasta ahora nunca se habían detectado sustancias afrodisíacas en el semen de los peces que utilizan fertilización externa.

Las lampreas marinas (Petromyzon marinus) son esos peces sin mandíbula que parecen sanguijuelas enormes y viven adheridos, con sus agudos dientes y su áspera lengua, al cuerpo de tiburones, salmones, bacalaos y mamíferos marinos para succionarles la sangre y los fluidos corporales hasta que queda saciada o mata a su víctima. Sus larvas viven en los ríos durante cinco años; luego se hacen adultas y se van al mar.

Pues bien, según un estudio realizado, entre otros, por los investigadores Anne M. Scott, de la Universidad Estatal de Míchigan (EE. UU.), y Zhe Zhang, de la Universidad del Océano de Shanghái (China), en su semen hay una feromona afrodisíaca que atrae a las hembras listas para aparearse.

El hallazgo es relevante porque, aunque era sabido que en peces y otros animales que utilizan la fertilización externa –la hembra pone los huevos y el macho los rocía con su semen– la exposición al semen promueve comportamientos de desove en las hembras, hasta ahora no se habían identificado compuestos específicos en el semen que actuaran como feromonas afrodisíacas.

El estudio, publicado el 9 de julio en la revista de acceso abierto PLOS Biology, ha identificado una feromona de la lecha –semen de pescado– de la lamprea marina, un pez que engendra en agregaciones donde cada macho defiende un nido y las hembras en fase ovulatoria se mueven de nido a nido para aparearse.

Un indicador fiable para las hembras

Los investigadores plantearon la hipótesis de que los compuestos en la lecha pueden indicar a las hembras que están ovulando la presencia de desoves y de machos liberando esperma. Descubrieron que un compuesto oloroso llamado espermina, originalmente identificado a partir del semen humano, es, de hecho, una feromona de la lecha.

En concentraciones muy bajas, la espermina estimuló el sistema olfativo de la lamprea y atrajo a las hembras en fase ovulatoria, pero no atrajo a los machos ni a las hembras preovulatorias. Identificaron el receptor específico activado por la espermina en el tejido olfativo de la lamprea, y un compuesto que bloquea este receptor impidió la atracción de las hembras en ovulación hacia la espermina.

"Descubrimos que el semen de la lamprea marina contiene espermina, una feromona altamente específica y potente que atrae a las lampreas marinas femeninas listas para aparearse –explica Anne Scott–. Este descubrimiento implica una nueva estrategia utilizada por los animales machos para reclutar parejas: a través de la liberación de señales químicas en el semen. Las hembras que están ovulando probablemente perciben la espermina liberada junto con el esperma como una señal fiable de la presencia de machos que desovan activamente en las cercanías".

Los resultados aclaran el mecanismo por el cual una feromona en el semen atrae a las hembras listas para aparearse e implica una posible conservación evolutiva, por parte de los humanos, de la capacidad de detección olfativa del semen que ya poseían los vertebrados sin mandíbula. De acuerdo con los autores, la identificación de feromonas de la lecha también puede tener implicaciones para el control o la conservación de las poblaciones de lamprea marina.

Crédito de la foto: Anne M. Scott

Pedro Estrada

Pedro Estrada

Periodista y escritor. Convencido de que cualquier reportaje mejora si lo ilustras con fotos de chimpancés.

CONTINÚA LEYENDO