Descubren que el 'Gigantopithecus' era pariente lejano del orangután

Científicos españoles han conseguido extraer moléculas de una muela de hace 1,9 millones de años.

El Gigantopitecus blacki era gran homínido de más de tres metros de altura y 500 kilogramos de peso que habitó el sudeste asiático hasta hace 300.000 años. Se extinguió durante el Pleistoceno. Ahora, un equipo de científicos del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) y del Globe Institute en la Universidad de Copenhague han logrado recuperar la evidencia molecular más antigua sobre la evolución de los homínidos. ¿Perteneció Gigantopithecus al linaje humano?

 

El examen del material biológico más antiguo extraído de un fósil indica que el Gigantopithecus está directamente asociado con el orangután actual, aunque su asociación es muy lejana, afirman los investigadores, basándose en material genético extraído de un diente fósil de 1,9 millones de años encontrado en el sur de China en 1935.

 

Gracias a la nueva técnica empleada, los investigadores han podido comparar el proteoma reconstruido del fósil -es decir, la totalidad de proteínas expresada-, con una base de datos de proteínas de homínidos conocidos, pudiendo así identificar la posición del Gigantopithecus en la historia evolutiva y aclarando el misterio de si perteneció o no al linaje humano. Está claro que esta nueva técnica supera a la del análisis de ADN antiguo.

 

El primate más grande del planeta



El diente fósil mostró que el simio más grande conocido en el mundo
era un pariente lejano de gran tamaño de los orangutanes, una especie en peligro crítico de extinción que hoy solo se encuentra en dos islas de Sumatra y Borneo. El nuevo hallazgo permitirá a los investigadores, que han logrado reconstruir la relación evolutiva entre un primate gigante de dos millones de años y el orangután vivo y reedificar también con precisión los procesos evolutivos animales, incluidos los humanos.

 

El Gigantopithecus apareció justo al principio de la linea que dio lugar a los orangutanes.

 

El misterioso Gigantopithecus blacki, cuyos restos fósiles son tan escasos, apenas una colección de dientes y restos de varias mandíbulas inferiores, es el mayor primate del grupo de mamíferos que incluye lémures, monos, simios y humanos.

"Nuestros datos, por primera vez, proporcionan evidencia molecular independiente de que el pariente vivo más cercano de Gigantopithecus es el orangután moderno", explicó el antropólogo molecular Frido Welker, y líder del trabajo que publica la revista
Nature."No solo sobreviven las proteínas, sino que sobreviven en cantidades suficientes para permitir resolver las relaciones evolutivas entre Giganto y los grandes simios existentes", enfatizó Welker.

 

El paleoantropólogo y coautor del estudio, Wei Wang, de la Universidad de Shandong en China, expuso que los linajes evolutivos de los orangutanes y Gigantopithecus se separaron hace unos 12 millones de años, y que el origen y la evolución de la criatura habían desconcertado a los paleoantropólogos durante más de medio siglo.

Agregó que
era la primera vez que se recuperaba material genético tan antiguo de un fósil encontrado en un ambiente cálido y húmedo, condiciones usualmente inhóspitas para tal preservación, por lo que los expertos esperan que esta misma técnica pueda usarse en otros fósiles, tal vez incluyendo especies en el linaje evolutivo humano.

A juzgar por las caries de los dientes fósiles, los expertos concluyen que el Gigantopithecus, que se extinguió hace unos 300.000 años por razones que no se comprenden completamente,
probablemente era herbívoro, por los fósiles de plantas microscópicas encontrados en algunos dientes.

 

La especie humana Homo sapiens apareció por primera vez hace unos 300.000 años en África; más tarde llegó al sudeste asiático, y era poco probable que las dos especies se encontraran, afirman los autores. No había evidencia de que otras especies humanas ahora extintas desempeñaran un papel clave en la desaparición de Gigantopithecus y culpan a los cambios climáticos y ambientales por la extinción del primate más grande sobre la faz de la Tierra.

Según Welker, los supuestos antepasados del
Homo Sapiens también se encuentran principalmente en áreas subtropicales, lo que significa que potencialmente podemos recuperar información similar sobre la línea evolutiva que conduce a los humanos.

 

Referencia: Frido Welker,Tomas Marques-Bonet, Enrico Cappellini et. al. “Enamel proteome shows that Gigantopithecus was an early diverging pongine”. Nature (13 de noviembre de 2019). DOI: https://doi.org/10.1038/s41586-019-1728-8

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo