Así era el 'Australopithecus anamensis', uno de los abuelos la humanidad

Un cráneo de 3,8 millones de años revela la cara de los posibles antepasados de Lucy, el esqueleto de homínido más famoso jamás hallado.

anamensis
L-R: Matt Crow/Cleveland Museum of Natural History, John Gurche (reconstrucción facial)

 

Sin duda, es uno de esos momentos Eureka. Cazadores de fósiles han descubierto un cráneo notablemente completo de un homínido de casi 3,8 millones de años. Este espécimen inesperado arroja algo de luz sobre los primeros miembros de la familia evolutiva humana, tan poco conocidos.

El cráneo de África Oriental, que
apareció en el sitio Woranso-Mille de Etiopía, ha sido clasificado como Australopithecus anamensis. Es la especie más antigua conocida en un género homínido que incluye Australopithecus afarensis, más conocida por el esqueleto parcial de Lucy de 3,2 millones de años de antigüedad.

El equipo de investigación, dirigido por el paleoantropólogo Yohannes Haile-Selassie del Museo de Historia Natural de Cleveland (EE. UU.), describe su análisis del cráneo en dos documentos publicados en la revista Nature
.

"Este espécimen proporciona la primera visión de la cara de Australopithecus anamensis", dijo Haile-Selassie. El cráneo, que es ligeramente más grande que el puño de un humano adulto moderno, también incluye el primer ejemplo de una cavidad cerebral de A. anamensis.

 

El hallazgo esperado



Hasta ahora, los fósiles de
A. anamensis consistían solo en mandíbulas superiores e inferiores parciales, dientes aislados y algunos huesos de la parte inferior del cuerpo. Esos especímenes, previamente desenterrados en Kenia y Etiopía, datan de hace entre 4,2 millones y 3,9 millones de años.

Más tarde, el 10 de febrero de 2016, un miembro del equipo de Woranso-Mille, descubrió que la parte inferior de un cráneo homínido sobresalía del sedimento erosionado. Ese mismo día, Haile-Selassie encontró el cráneo tirado en el suelo a unos tres metros del hallazgo inicial. El tamizado del suelo produjo fragmentos de cráneo adicionales.

La geocientífica Beverly Saylor de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland lideró el equipo encargado de fechar el fósil estimando las edades de las capas cercanas de roca volcánica. Las reversiones conocidas del campo magnético de la Tierra en el sedimento Woranso-Mille también ayudaron a la datación.

 

anamensis2
Cleveland Museum of Natural History

Un hábitat rodeado por volcanes activos

 


La evidencia geológica indicó que el fósil A. anamensis individual había sido cubierto en depósitos arenosos en una región atravesada por varios ríos. La zona circundante era en gran parte seca, pero incluía algunas áreas boscosas. Las erupciones volcánicas ocasionalmente cubrían el lago y sus alrededores.

Una reconstrucción digital del cráneo de Woranso-Mille ayudó a establecer su especie. El cráneo presenta características particulares, como una forma larga y estrecha y un cerebro del tamaño de un chimpancé, similar a los de homínidos propuestos incluso más antiguos, como Sahelanthropus tchadensis y Ardipithecus ramidus. En contraste, los pómulos que se proyectan hacia adelante recuerdan a los de los homínidos posteriores, como el Paranthropus aethiopicus de 2,5 millones de años. Esa especie pertenecía a una línea africana de criaturas de mandíbula grande y cerebro pequeño que murieron hace alrededor de 1 millón de años. Es difícil saber si estos rasgos compartidos evolucionaron independientemente, o si los rasgos señalan una relación evolutiva.

 

Convivencia durante unos 100.000 años



El cráneo de Woranso-Mille difiere lo suficiente de un hueso de la frente homínido de aproximadamente 3,9 millones de años descubierto en África Oriental en 1981 para asignar ese hallazgo más antiguo, conocido como el frontal de Belohdelie, a
A. afarensis, sostiene Haile-Selassie. Si esto es así, la especie A. anamensis, ahora ubicada entre 4,2 millones y 3,8 años atrás, y la especie de Lucy, que data de hace entre 3,9 millones y 3 millones de años, se solaparon durante al menos 100.000 años. Ese escenario contradice una hipótesis anterior de que A. anamensis evolucionó directamente al tipo de Lucy, con la desaparición de las especies anteriores a medida que se transformaba en su especie descendiente.

Un gran grupo de individuos de
A. anamensis podría haberse aislado de sus compañeros de especie y luego evolucionar a una versión temprana de A. afarensis, especula Haile-Selassie. En ese caso, otros grupos de A. anamensis habrían coexistido durante un tiempo con la especie de Lucy.

Si bien el cráneo recién descubierto
"llena un vacío crítico en la evolución de Australopithecus", el estado evolutivo del frontal de Belohdelie sigue siendo desconocido, dice el paleoantropólogo William Kimbel del Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. Se necesitan más cráneos de A. anamensis para evaluar si el frontal de Belohdelie muestra rasgos más típicos de esa especie o de Lucy, dice Kimbel.

Los investigadores llevan trabajando en este yacimiento durante 15 años, y están ansiosos por ver qué más puede revelar este descubrimiento. "Todavía está cubierto con una matriz dura", dijo Haile-Selassie sobre la base del cráneo. "Esta región del cráneo en los primeros homínidos es extremadamente importante, pero poco conocida, y me gustaría ver cómo ha cambiado la condición de los simios".

 

Referencia: Yohannes Haile-Selassie et al. "A 3.8-million-year-old hominincranium from Woranso-Mille, Ethiopia" Nature, 28 de agosto Doi 10.1038/s41586-019-1513-8

Beverly Z. Saylor et al. “Age and context of mid-Pliocene hominin cranium from Woranso-Mille, Ethiopia”. Nature, 28 de agosto. Doi 10.1038/s41586-019-1514-7

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo