Cosas que no se pueden patentar

Aunque una patente se reconoce como una especie de ‘propiedad’, y tiene muchos de los atributos en común con el derecho a la propiedad privada, algunos bienes inmateriales van más allá del mero derecho de posesión.

inventos
iStock

La propiedad intelectual se aplica a cualquier creación original y reconoce una serie de derechos a sus autores desde el mismo momento de la creación, al margen de que se registre o no (y de que se comercialice o no). Sin embargo, no todo lo que se crea se puede patentar. Legalmente, la patente (un conjunto de derechos exclusivos garantizados al inventor de un producto) se aplica a un procedimiento, un método de fabricación, una máquina o un aparato o un producto que es nuevo, susceptible de ser explotado industrialmente y que ha requerido actividad inventiva. 
 
Estas son algunas cosas que, por el momento, no pueden patentarse: 
 
- los seres vivos o parte de ellos tal y como se encuentran en la naturaleza 
- los métodos matemáticos 
- las teorías científicas 
- los programas de ordenador o software, que se protegen por derechos de autor 
- las reglas y métodos de actividades intelectuales 
- las obras literarias o artísticas, que se protegen por derechos de autor 
- los métodos de diagnóstico, terapéuticos o quirúrgicos 
- los descubrimientos de sustancias naturales
- las normas o reglas de un juego 

Pero, ¿por qué no pueden patentarse? Aunque una patente se reconoce como una especie de ‘propiedad’, y tiene muchos de los atributos en común con el derecho de propiedad privada, algunos bienes inmateriales, como los que acabamos de describir van más allá del mero derecho de posesión. El economista y divulgador Juan Ramón Rallo especifica en su libro ‘Los 10 principios básicos del orden político liberal’ que, con el objeto de satisfacer los proyectos vitales de una persona, ésta no podrá limitarse al uso efectivo de un solo recurso. Por ejemplo, un investigador puede ‘hacer uso’ de una ecuación matemática descrita por otra persona para elaborar una demostración científica, sin que este uso interfiera en el reconocimiento de este último como autor de la ecuación.  

¿Qué cosas sí pueden patentarse?


La naturaleza de las patentes funciona mucho mejor con invenciones de tipo industrial. En la mayoría de los casos, una invención debe considerarse lo bastante novedosa y útil para poder ser patentada. También debe representar un avance significativo en el estado del arte y no puede ser simplemente un cambio obvio de lo que ya se conoce.  

Las patentes se otorgan con frecuencia para mejoras de artículos o procesos previamente patentados si se cumplen los requisitos de patentabilidad. Puede ser vendido o asignado a otros o hipotecado, o puede pasar a los herederos de un inventor fallecido. Debido a que una patente le da al propietario el derecho de excluir a otros de hacer, usar o vender la invención, puede autorizar a otros a hacer cualquiera de estas cosas mediante una licencia y recibir una compensación por el privilegio. Los derechos de un titular de patente también incluyen el derecho a evitar que otros fabriquen ‘equivalentes’ de la tecnología patentada. Si se acorta alguno de estos derechos, un tribunal puede, a solicitud del titular de la patente, obligar al infractor a pagar daños y a abstenerse de infracción en el futuro. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo