70.000 fósiles que se encuentran en la basura

Can Mata, el vertedero más grande de Cataluña, también es uno de los yacimientos con el registro fósil más interesante del país.

 

Las excavadoras van hincando sus dientes para abrir hoyos en los que tirar más basura. Como gaviotas sobre un barco pesquero, los paleontólogos vigilan de cerca cada palada de la grúa, en busca de tesoros. Toneladas de tierra levantan nubes de polvo que se mezclan con el olor a podredumbre. Cuando los paleontólogos ven una porción de terreno con posibilidades de contener restos fósiles, detienen el trabajo de la excavadora y se adentran en el hoyo. A veces simplemente marcan la zona como susceptible de una exploración posterior. Pero otras veces (y ya van muchas) se topan con fósiles que tienen más de 10 millones de años

Un vertedero lleno de fósiles

En Els Hostalets de Pierola, a unos 50 km al noroeste de Barcelona, se encuentra el vertedero más grande de Cataluña: Can Mata. Desde 2002, paleontólogos del Instituto de Paleontología Catalán Miquel Crusafont, de la Universidad Autónoma de Barcelona, han sacado más de 70 000 fósiles del Mioceno medio, es decir, con fechas que van entre hace 12,5 y 11 millones de años. El nombre del Instituto de Paleontología, obviamente, no es baladí. A finales de la década de 1940, Miquel Crusafont encontró en la zona del actual vertedero la mandíbula y los dientes de un gran simio del Mioceno. Posteriormente se dieron más hallazgos y el lugar acabó estableciéndose como yacimiento paleontológico.

Paradojas del ser humano, esto no impidió que el espacio empezara a funcionar también como vertedero: de manera informal desde 1970 y legalmente una década después. Ya en el siglo XXI, la Ley de Patrimonio Histórico Español impedía a Cespa Gestión de Residuos, la empresa encargada del vertedero, sepultar los fósiles bajo toneladas de basura. La solución para que vertedero y yacimiento fosilífero funcionaran a la vez fue contratar paleontólogos para que trabajaran a la par que las excavadoras encargadas de ganar espacio para la basura que constantemente llega en camiones.

Primates únicos

En 2002, semanas después de que los especialistas del Instituto de Paleontología Catalán estuvieran supervisando el terreno, encontraron el diente de un dinoterio, un pariente de los elefantes, y un fragmento de dedo. Poco tiempo después aparecieron unos fragmentos en un bloque de sedimentos. “Muy nerviosos, le dimos la vuelta”, contaba David Alba, unos de los paleontólogos supervisores, “y ahí estaba la cara del Pierolapithecus, mirándonos. Fue uno de los mejores momentos de mi vida”. Con 12 millones de años de antigüedad, en Can Mata apareció uno de los esqueletos de primate más completos del Mioceno. Lo llamaron Pierolapithecus catalanicus, Pau para los que quieran tomarle confianza.

En 2004 apareció Lluc, otro hominoide de hace unos 12 millones de años. La especie fue nombrada Anoiapithecus brevirostris, ya que su rostro tenía rasgos menos protuberantes que el resto de sus primos hallados, por lo que su fósil recordaba bastante más al rostro del género Homo. En 2011 fue el turno de Laia, una hembra de Pliobates cataloniae, con 11,6 millones de años.

Estos hallazgos eran únicos. Fósiles de especies de primates solo vistas en Can Mata, hominoides ancestrales, los tatarabuelos de gorilas y chimpancés, las raíces más profundas de nuestros orígenes. Can Mata ha sido clave para demostrar que la diversidad de primates que vivieron durante el Mioceno es mayor de lo que se pensaba. Tesoros sacados de la basura que ayudan a desentrañar el pasado de nuestra especie.

Pero en Can Mata no solo se han encontrado destacados fósiles de primates. En más de una década de excavaciones se han reconocido al menos 75 especies de mamíferos entre ciervos, elefantes, ardillas voladoras e incluso pandas gigantes. De los hallazgos más curiosos fue el de un Chalicotherium, la extraña fusión entre un gorila y un caballo gigante con las garras de un oso.

Vertedero
Vertedero

Cerrar o no cerrar el vertedero

Por supuesto, no faltan manifestaciones en contra de Can Mata. Nadie quiere vivir al lado de un vertedero y, en 2019, los paleontólogos trabajaban con manifestantes en la puerta del vertedero/yacimiento con carteles en los que se leían “Volem respirar en pau” (queremos respirar en paz). La tensión suponía un problema para los paleontólogos. “Si dejaran de excavar, tendríamos que dejar de vigilar la actividad”, comentaba David Alba, “aunque probablemente seguiríamos explorando la zona de vez en cuando, nunca recuperaríamos tantos fósiles como cuando construyen el vertedero. Entiendo que a nadie le gusta tener un vertedero cerca, pero desde el punto de vista del patrimonio paleontológico, el vertedero contribuye enormemente a la ciencia”.

A pesar de todo, en unas votaciones en marzo de 2021, ganó la opción de ampliar la vida del vertedero hasta 2030. Veremos qué ocurre después con el yacimiento. La plantilla ha ido aumentado, pero la cantidad de fósiles hallados es abrumadora, por lo que muchos de ellos solo han sido conservados y almacenados, a la espera de su turno para que nos traigan más respuestas acerca de nuestro pasado.

Páginas de tierra

Can Mata y  Atapuerca son dos de nuestros joyeros en el país, porque en poco espacio concentran restos relativamente continuados a lo largo de cientos de miles de años. Al igual que un archivero exprime la información de documentos olvidados en estanterías, los paleoantropólogos descifran las páginas de tierra de estos yacimientos para seguir escribiendo el libro de la evolución humana.

Referencias:

Alba, D. M. et all. 2015. Miocene small-bodied ape from Eurasia sheds light on hominoid evolution. Science 350, 6260. DOI: 10.1126/science.aab2625.

Alba, D. M. et all. 2017. Ten years in the dump: An updated review of the Miocene primate-bearing localities from Abocador de Can Mata (NE Iberian Peninsula). Science Direct 102, 12-20. DOI: 10.1016/j.jhevol.2016.09.012.

Moyà-Solà, S. et all. 2009. A unique Middle Miocene European hominoid and the origins of the great ape and human clade. PNAS 106 (24) 9601-9606. DOI: 10.1073/pnas.0811730106.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo