3 galaxias se despedazan en esta imagen del Hubble

Atravesando el cosmos, tres galaxias distantes chocan en una nueva e impresionante imagen capturada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

El telescopio espacial Hubble de la NASA capturó recientemente una imagen de 3 galaxias chocando y fusionándose, formando nuevas estrellas, lo que da lugar que agujeros negros se fusionen y se curve el espacio-tiempo.

Por ahora, los astrónomos pueden observar la fusión de galaxias desde lejos usando telescopios espaciales. Hubble, que se lanzó a la órbita de la Tierra en 1990, es el telescopio más poderoso que jamás haya operado en el espacio. Ha fotografiado los nacimientos y las muertes de las estrellas, ha detectado lunas nuevas que giran alrededor de Plutón y ha rastreado 2 objetos interestelares que atraviesan nuestro Sistema Solar. Sus observaciones han permitido a los astrónomos calcular la edad y la expansión del universo y observar las galaxias formadas poco después del Big Bang.

Este choque cósmico se conoce como fusión de triple galaxia, cuando tres galaxias se acercan lentamente y se separan entre sí con sus fuerzas gravitatorias en competencia. Fusiones como estas son comunes en todo el universo, y todas las galaxias grandes, incluida la nuestra, la Vía Láctea, deben su tamaño a fusiones violentas como esta.

Por caóticas que parezcan, las fusiones como estas tienen más que ver con la creación que con la destrucción. A medida que el gas de las tres galaxias vecinas choca y se condensa, un vasto mar de material del que surgirán nuevas estrellas se ensambla en el centro de la galaxia recién unificada.

Mientras tanto, las estrellas existentes sobrevivirán al choque en su mayoría ilesas. Si bien el vaivén gravitacional entre las tres galaxias deformará las trayectorias orbitales de muchas estrellas existentes, existe tanto espacio entre esas estrellas que es probable que relativamente pocas de ellas colisionan.

 

El cúmulo de galaxias observado se llama IC 2431 y se encuentra a unos 681 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Cáncer, según la NASA. Los astrónomos detectaron la fusión gracias a un proyecto de ciencia ciudadana llamado Galaxy Zoo, que invitó a más de 100.000 voluntarios a clasificar imágenes de 900.000 galaxias captadas por el telescopio Hubble que nunca fueron examinadas a fondo.

El proyecto colaborativo logró en 175 días lo que los astrónomos habrían tardado años en lograr, según la NASA, y la iniciativa ya ha resultado en una serie de descubrimientos extraños y emocionantes, como este.

En diciembre, la NASA lanzó un nuevo observatorio al espacio profundo, el Telescopio Espacial James Webb, que está listo para arrojar una vista del universo 100 veces más poderosa que la del Hubble.

Debido a que utiliza luz infrarroja, Webb podrá ver más allá de las nubes de polvo que pueden oscurecer los centros galácticos y las regiones de formación estelar de la vista del Hubble. Eso permitirá a los astrónomos rastrear la aceleración y desaceleración de los estallidos estelares en diferentes galaxias.

La poderosa mirada de Webb también permitirá a los astrónomos estudiar agujeros negros que tienen la masa de millones, tal vez miles de millones, de soles. Si tiene éxito, Webb mirará tan lejos en el universo que verá las primeras galaxias jamás formadas, así como algunos de los primeros agujeros negros.

Cuando los agujeros negros supermasivos chocan, producen ondas en el espacio-tiempo llamadas ondas gravitacionales. Los investigadores han detectado tales ondas de algunas colisiones de agujeros negros, pero no de los agujeros negros en el centro de las fusiones de galaxias.

Los científicos han teorizado que un zumbido constante de ondas gravitacionales de bajo nivel impregna el universo, de todas las galaxias que se fusionan en un momento dado. Los investigadores todavía están trabajando para construir detectores de ondas gravitacionales lo suficientemente sensibles para detectar este ruido de fondo.

Eso ayudará a los científicos a descubrir cómo los agujeros negros supermasivos se volvieron tan masivos. El nuevo observatorio incluso lanzará su mirada infrarroja sobre el agujero negro supermasivo en el centro de nuestra propia galaxia, para ayudar a los científicos a comprender por qué pasa por ciclos de estallido y calma.

Webb completó las arriesgadas tareas de viajar a su órbita a casi un millón de kilómetros de distancia y desplegarse en el espacio. Ahora se está enfriando y calibrando sus instrumentos. El nuevo telescopio está listo para comenzar sus observaciones este verano.

El estudio de las fusiones galácticas puede ayudar a los astrónomos a comprender mejor el pasado y el futuro de laVía Láctea. Se cree que la Vía Láctea ha engullido más de una docena de galaxias en los últimos 12 mil millones de años.

Mientras tanto, nuestra galaxia parece estar en camino de combinarse con la cercana galaxia de Andrómeda dentro de unos 4.500 millones de años. La fusión altera totalmente el cielo nocturno sobre la Tierra , pero probablemente dejará ileso al sistema solar, según la NASA.

Referencia:

NASA 2022. Three galaxies are tearing each other apart in stunning new Hubble telescope image. (Press Release).

 

Doctor Fisión

Doctor Fision

Divulgador científico especialista en física y astrofísica, y apasionado de la ciencia en general. Autor del bestseller "El Universo Explicado" y de "La Nueva Carrera Espacial". Tiene más de 3 millones de seguidores en redes sociales.

Continúa leyendo