Muy Interesante

Hallan en un fósil el cerebro más antiguo

El fósil tendría 525 millones de años de años de antigüedad y pertenece a un artrópodo parecido a un gusano que habría vivido en el fondo marino.

El cerebro ha sido descubierto en un fósil de artrópodo de 525 millones de años de antigüedad y parece que es el más antiguo encontrado hasta el momento.
El cerebro habría pertenecido a un lobópodo, concretamente a un Cardiodictyon catenulum, un animal parecido a un gusano que habitó en su día el fondo marino y que se desplazaba usando sus múltiples pares de patas.
Los científicos han descubierto que el cerebro del animal estaba formado por tres componentes distintos del sistema nervioso, lo que sugiere que pudo evolucionar por separado de la cabeza y del sistema nervioso.
iStock

Fósil trilobitesiStock

El hallazgo podría cambiar lo que se ha pensado durante todos estos años y es que hasta el momento se creía que los cerebros de estas criaturas estaban divididos en segmentos repetitivos de estructuras neuronales llamados ganglios, al igual que el sistema nervioso del tronco.
"Esta anatomía fue completamente inesperada porque las cabezas y los cerebros de los artrópodos modernos, y de algunos de sus antepasados fósiles, han sido considerados durante más de cien años como segmentados", dice el neurocientífico Nicholas Strausfeld, de la Universidad de Arizona.
El fósil fue descubierto a finales de 1980 en China, al sur de la provincia de Yunnan. "Nos dimos cuenta de que cada dominio del cerebro y sus rasgos correspondientes están especificados por la misma combinación de genes, independientemente de la especie que observamos. Esto identifica un plan básico genético común para fabricar un cerebro", apuntan los investigadores.
Nicholas Strausfeld / University of Arizona

FósilNicholas Strausfeld / University of Arizona

Dentro de los artrópodos hay insectos, arañas, crustáceos, ciempiés y milpiés. Se trata del filo más rico en especies del reino animal. Tras los lobópodos, como el dueño del cerebro del que hemos hablado, aparecieron los euartrópodos, que en griego significa "verdadero pie articulado", la diferencia clave en el curso de la evolución.
Hoy los descendientes de estos animales son los gusanos de terciopelo que viven en Australia, Nueva Zelanda y Sudamérica.
Los investigadores creen que su enfoque puede aplicarse a otras especies que no sean artrópodos, concretamente ven interesante comparar los hallazgos con lo que se conoce sobre el desarrollo del cerebro y la médula espinal en los animales vertebrados.
Por último, los científicos afirman que su estudio evidencia cómo la naturaleza puede sobrevivir durante los cambios masivos, y nos recuerdan lo que podemos perder si no conseguimos controlar la crisis climática.
"En una época en la que los grandes acontecimientos geológicos y climáticos estaban remodelando el planeta, animales marinos sencillos como el Cardiodictyon dieron lugar al grupo de organismos más diverso del mundo -los euterópodos- que acabaron extendiéndose a todos los hábitats emergentes de la Tierra, pero que ahora se ven amenazados por nuestras propias especies efímeras", afirma Strausfeld.
Referencia: Strausfeld, N., Hou, X. et. al. The lower Cambrian lobopodian Cardiodictyon resolves the origin of euarthropod brains. 2022. DOI: 10.1126/science.abn6264

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking