Muy Interesante

Los animales que viajaron al espacio

¿Cuál fue el primer animal que viajó al espacio? ¿Qué pasó con todos los perros, monos y ratones enviados al espacio?

La primera nave espacial que transportó material biológico fue el Sputnik 2. Fue la segunda nave espacial puesta en órbita alrededor de la Tierra el 3 de noviembre de 1957 que, en una cabina sellada, alojaba a la perra Laika, cuyo nombre original era "Kudryavka".
La perra callejera había disfrutado de un ascenso meteórico a la fama en 1957, tras haber sido descubierta en una calle de Moscú, entrenada -apresuradamente- y lanzada al espacio. La misión acabó con la muerte de Laika cinco horas después del lanzamiento.

Pese a esta nefasta misión, el lanzamiento de Sputnik 2 -hace más de 60 años- fue un momento decisivo en la historia de la exploración espacial por el mero hecho de ser la primera vez que una criatura viviente había estado a bordo de una nave espacial.

Mientras que Laika pudo haber sido un animal pionero en la órbita de la Tierra, hacía más de una década que los animales estaban siendo utilizados en nombre de la exploración espacial.

Científicos rusos y estadounidenses utilizaron animales durante mucho tiempo para probar los límites de su capacidad, con objeto de enviar organismos vivos al espacio y devolverlos ilesos.

Los primeros enviados al espacio exterior fueron... moscas de la fruta, que volaron a una altura de unos 100 kilómetros dentro de un cohete nazi, el V2 en 1947. Este cohete V2 albergó un grupo de moscas del vinagre o moscas de la fruta que dudamos mucho que tuvieran nombres propios como el caso de Laika. Fue lanzado al espacio y también algunas semillas. El objetivo era conocer los efectos de ese tipo de viajes, de la altura, aceleración, y especialmente la radiación... en estos insectos debido a que responden a muchas de las sustancias que incluyen los fármacos para humanos y, gracias a su velocidad de reproducción es fácil ver cómo responden las distintas generaciones a los experimentos realizados.

En los años siguientes, la NASA envió varios monos, llamados Alberto I, II, III, IV, al espacio, junto a los instrumentos de monitoreo. Todos ellos murieron.

No fue hasta el vuelo de un mono llamado Yorick (acompañado por 11 ratones) en septiembre de 1951 cuando los científicos pudieron afirmar que habían enviado a un primate al espacio y lo habían devuelto vivo a la Tierra.

Tras el éxito de ese vuelo, los experimentos se hicieron más elaborados. Hoy recordamos la historia de todos esos animales que viajaron al espacio.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking