Los mejores irrigadores dentales para una limpieza absoluta de nuestra boca

Llegan allá donde el cepillo y el hilo dental no pueden.

Los mejores irrigadores dentales.
Los irrigadores dentales cuentan con accesorios para limpiar cualquiera de nuestros implantes.

La salud de nuestra boca es algo con lo que no se debe negociar. Por eso es importante realizar a diario las labores de limpieza que sean necesarias. Y para ello, no hay nada mejor que un irrigador dental, que emite un chorro de agua que nos permite llegar a las zonas más difíciles de nuestra boca.

A la hora de limpiar nuestros dientes y encías, es normal que un cepillo convencional no llegue hasta el fondo. Por eso un irrigador dental es el instrumento perfecto para redondear la nuestra limpieza diaria.

Nuestra recomendación – Irrigador dental Oral-B

Qué irrigador dental comprar.
Irrigador dental Oral-B. Amazon.

Como en la sección de Bazar de Muy Interesante nos tomamos muy en serio nuestra salud dental, nos hemos puesto a investigar. Y hemos llegado a la conclusión de que el mejor irrigador es este de Oral-B. Pero buscando modelos de buena relación calidad-precio, también nos hemos encontrado con este otro de Water Pick. Pero si quieres ahorrarte unos euros, tal vez te interese este irrigador de A Picker, ya que su precio es del todo económico.

En cualquier caso, aquí te dejamos nuestra comparativa de los mejores irrigadores dentales. Si ninguno de estos modelos te convence, en este artículo encontrarás unos cuantos más, además de consejos que te ayudarán a afinar al máximo tu inversión.

Los mejores irrigadores dentales

Los mejores irrigadores dentales.
Irrigador dental Water Pick 300. Amazon.

Irrigador dental Water Pick 300

Este irrigador dental de Water Pick será perfecto para una instalación fija en nuestro inodoro. Además, será muy cuidadoso con nuestros dientes y encías, ya que podremos controlar la intensidad del chorro y su inclinación.

Por otra parte, este irrigador cuenta con un depósito de agua de 400 mililitros y con una bolsa para su almacenaje.

Qué irrigador dental comprar.
Irrigador dental Panasonic. Amazon.

Irrigador dental Panasonic

Este irrigador de Panasonic, sin embargo, está más pensado para llevárnoslo de viaje. Sus dimensiones son ligeras y compactas, por lo que apenas ocupará espacio.

Además, conseguirá una limpieza absoluta de nuestra boca, ya que cuenta con hasta 3 modos distintos de limpieza. Y tiene un depósito de agua de 130 ml incorporado en el mango.

Los mejores irrigadores dentales.
Irrigador dental Aqua Pick. Amazon.

Irrigador dental Aqua Pick

Otro irrigador dental muy recomendable para nuestro baño es este de Aqua Pick. De hecho, cuenta con diferentes boquillas para que puedan utilizarlo todos los miembros de la familia.

Por otra parte, tiene un depósito de gran capacidad –600 ml–, por lo que no tendremos que andar reponiendo el agua en medio de la limpieza.

Los mejores irrigadores dentales.
Irrigador dental Young Do. Amazon.

Irrigador dental Young Do

Pero si de verdad quieres una opción económica, este irrigador dental de Young Do te sorprenderá gratamente. Y es que su rendimiento no tiene nada que envidiar al resto de sus competidores, por mucho que su precio sea tan bajo.

Cuenta con un depósito de gran capacidad y un buen número de boquillas, por lo que será perfecto para que lo utilice cada miembro de la familia.

Guía de compra de los mejores irritadores dentales

Está claro que encontrar el irrigador dental para nosotros no es algo sencillo, por eso hemos preparado esta guía de compra. En ella encontrarás consejos y herramientas con las que hacer una compra inteligente y no gastar más de lo necesario.

¿Qué hemos tenido en cuenta en esta comparativa?

Para afinar todavía más el tiro, te recomendamos que apuntes las especificaciones técnicas de estos aparatos para saber qué irrigador dental comprar:

  • Uso. Lo primero que deberás saber es el uso que vas a dar a tu irrigador. Está claro que sirven para limpiar la boca, pero eso es algo muy matizable. ¿Quieres hacer una limpieza ordinaria o quieres limpiar lengua y encías o blanquear los dientes? Hay modelos específicos para cada caso.
  • Sensibilidad. En función de la sensibilidad de tus dientes y encías, puedes necesitar un irrigador más o menos potente. Si escoges un irrigador demasiado fuerte, podría hacerte daño.
  • Historial. También es importante tener en cuenta nuestro historial de salud bucal. Si tienes empastes, coronas u otros implantes dentales, busca un modelo con accesorios especializados para su limpieza.
  • Tipo. Como verás más adelante, existen diferentes tipos de irrigadores dentales. Unos están pensados para llevar de viaje, otros son instalaciones fijas... Deberás escoger el tipo que más te convenga en función del uso que vayas a hacer de tu irrigador.

¿Qué es un irrigador dental y para qué se utiliza?

Un irrigador dental es un aparato que emite un chorro de agua que ayuda en la limpieza a fondo de nuestros dientes y encías. Como muchos cepillos e hilos dentales no llegan a todos los rincones de la boca, muchos usuarios prefieren redondear esta limpieza con un irrigador dental.

Tipos de irrigadores dentales

Actualmente, el mercado ofrece tres tipos de irrigadores dentales. Todos tienen la misma función, solo que están pensados para distintos tipos de uso:

  • Fijos. Estos irrigadores se instalan en el lavabo con la idea de no tener que moverlos en ningún momento. Son especialmente potentes y cuentan con diferentes boquillas para que puedan utilizarlos diferentes personas.
  • Portátiles. Estos irrigadores no serán tan potentes, pero son perfectos para llevarnos de viaje. Sus diseños son ligeros y compactos, por lo que apenas ocupan espacio.
  • Con cepillo incorporado. Existen muchos cepillos de dientes, normalmente eléctricos, que cuentan con irrigadores dentales incorporados. De este modo, el irrigador llegará allá donde el cepillo no puede.

¿Para quién está pensado los irrigadores dentales?

Aunque el uso de un irrigador dental es recomendado para todo tipo de usuarios, es cierto que están pensados para un perfil concreto:

  • Para quienes usan brackets. Los aparatos dentales dificultan mucho la limpieza, por eso es muy común redondearla con un irrigador dental.
  • Para quienes tienen problemas de sensibilidad. Los usuarios con problemas de sensibilidad en dientes y encías utilizan estos irrigadores porque son una forma de limpiarse sin hacerse daño.
  • Para quienes han sufrido gingivitis y periodontitis. Después de pasar una gingivitis o una periodontitis, lo normal es que la encía retroceda, dejando al descubierto partes interdentales muy difíciles de limpiar. En estos casos, lo mejor es utilizar un irrigador dental.
Qué irrigador dental comprar.
Los irrigadores dentales son muy recomendables para gente con brackets.

Beneficios de utilizar un irrigador dental

Como verás, el uso de un irrigador dental trae consigo unos beneficios para nuestra salud dental que deberíamos tener muy en cuenta:

  • Limpieza a fondo. Los irrigadores dentales son esos aparatos que consiguen llegar hasta el fondo de nuestra boca. Es normal que el cepillo no nos limpie por completo, pero con un irrigador dejarás tu boca como una patena.
  • Elimina el sarro. El problema de dejar ciertas zonas de difícil acceso sin limpiar es que, poco a poco, se va acumulando el sarro. Esto hace que los dientes pierdan fuerza, por lo que conviene retirarlo cuanto antes. Y de eso se encargan los irrigadores.
  • Previenen caries y otras enfermedades periodontales. Y si somos capaces de mantener la boca totalmente limpia gracias a un irrigador dental, prevendremos al máximo la proliferación de caries y otras dolencias propias de la boca.

Cómo utilizar un irrigador dental

Si nunca has tenido en frente un irrigador dental, es probable que no tengas ni idea de cómo utilizarlo. Pero no te preocupes, porque su uso no podría ser más sencillo:

  1. Introduce el cabezal en la boca.
  2. Apunta a las encías y cierra los labios para evitar salpicaduras.
  3. Inclínate hacia el lavabo y deja que el agua vaya cayendo.
  4. Si tiene temporizador, cambia de zona cada vez que te avise. Normalmente, cada 30 segundos.
  5. No te lo saques de la boca hasta que termines.

Limpieza y mantenimiento de un irrigador dental

Si compramos un irrigador dental para que limpie nuestra boca, parece evidente que el aparato debe estar siempre impoluto. Por eso queremos darte una serie de consejos con los que mantener siempre limpio tu irrigador:

  • Puedes limpiar el depósito con agua y jabón o, incluso, en el lavavajillas.
  • Las partes internas, es recomendable lavarlas con una mezcla de vinagre y agua.
  • Las puntas del irrigador también deben lavarse con agua y vinagre. Y deben cambiarse entre cada tres y seis meses.
Vídeo de la semana

Continúa leyendo