Las mejores sillas de playa para llevar durante las vacaciones

Son ligeras, plegables, fáciles de transportar e increíblemente cómodas.

Las mejores sillas de playa del mercado.
Las sillas de playa están pensadas para transportarlas de un sitio a otro cómodamente.

Entre los muchos planes que apetece hacer en verano, uno de los que más triunfa es ir a la playa. O al río o a la piscina, en su defecto. La cosa es que apetece refrescarse, pero incluso para eso hay que ir preparados. Por eso te recomendamos que te hagas con una silla de playa cómoda y fácil de transportar.

Nuestra recomendación – Silla de playa Lafuma

Qué silla de playa comprar.
Silla de playa Lafuma. Amazon.

Como en la sección de Bazar de Muy Interesante somos muy de planes veraniegos, nos hemos puesto a investigar. Y llegamos a la conclusión de que la mejor silla de playa que puedes encontrar es esta de Lafuma. Es increíblemente cómoda y, sobre todo, muy ligera. Aunque también nos ha gustado este otro modelo de Amazon Basics, porque su relación calidad-precio es inmejorable. Pero si buscas una opción económica, nosotros nos quedaríamos con esta silla de Bestway.

De todas formas, aquí te dejamos nuestra guía de compra de las mejores sillas de playa. La hemos redactado pensando en ti, porque no queremos que gastes más de lo que necesitas. Y para eso debes manejar una serie de conceptos que te ayudarán a afinar al máximo tu inversión.

Las mejores sillas de playa de 2021

La mejor silla de playa.
Silla de playa Crespo. Amazon.

Silla de playa Crespo

Una silla de playa de toda la vida, simple y eficaz. Este modelo de Crespo te da justo lo que promete, sin florituras. Una silla cómoda, ligera y, sobre todo, muy cómoda de transportar, ya que podremos plegarla.

Lo más sorprendente es que, a pesar de ser un diseño tan ligero, es capaz de soportar hasta 100 kilos de peso. Casi nada. Además, tiene hasta 7 posiciones distintas, por lo que será imposible no coger una buena postura con esta silla de Crespo.

Qué silla de playa comprar.
Silla de playa Lola Home. Amazon.

Silla de playa Lola Home

Otra silla que también podrá adoptar prácticamente cualquier posición es esta de Lola Home. De hecho, puede llegar a convertirse en una cama de aluminio. Sería algo así como una tumbona, porque el respaldo de la silla se puede reclinar completamente.

Es unas silla fabricada con materiales de gran calidad, por lo que será muy resistente. Y por si fuera poco, te llevarás una segunda silla idéntica al comprar este pack, por lo que estarías llevándote dos sillas por el precio de una.

Qué silla de playa comprar.
Silla de playa Alco. Amazon.

Silla de playa Alco

Esta silla de playa de Alco destaca por ser increíblemente ligera. Fabricada en aluminio de gran calidad, será muy cómoda de transportar, porque también es plegable.

Por otro lado, es una silla que será muy fácil de limpiar, que aunque no todos le dan la misma importancia, es algo a tener muy en cuenta. Con un diseño acabado en verde turquesa, esta silla de playa da lo que promete. Sin añadidos ni artificios.

La mejor silla de playa.
Silla de playa Aktive. Amazon.

Silla de playa Aktive

Aunque si lo que quieres es no rascarte demasiado el bolsillo, deberías probar con una de estas sillas de playa de Aktive. Son tremendamente económicas, lo que no parece reñir con un rendimiento sobresaliente.

De hecho, este modelo de Aktive es una de las sillas más vendidas y mejor valoradas de Amazon. Su precio ayuda, para qué engañarnos, pero todos coinciden en que la calidad de sus materiales y su comodidad están fuera de toda duda.

Consejos para elegir la mejor silla de playa

Aunque puedas pensar que no son más que un sitio en el que sentarse, lo cierto es que encontrar la silla de playa ideal para nosotros requiere un mínimo de investigación. Pero nosotros ya lo hemos hecho por ti, así que aquí te dejamos los criterios que hemos tenido en cuenta para traerte los mejores modelos del mercado:

  • Tipo. El tipo de silla que escojamos vendrá marcado, en parte, por las vacaciones que tengamos en mente. Seguramente quieras ir a la playa o a la piscina, pero no es lo mismo alojarse a dos minutos que a dos kilómetros. En caso de que vayas a moverte andando, preferirás una silla fácil de transportar.
  • Materiales. Los materiales más habituales en toda silla plegable son la tela, el plástico, el acero inoxidable y el aluminio. Aunque puede haber diferencias en función de la marca y el modelo, nosotros te recomendamos que apuestes por una silla de calidad. Tendrás que pagar más al principio, pero la amortizarás fácilmente, porque podrás llevarte la silla a las vacaciones del año que viene.
  • Tamaño y peso. Tendremos que encontrar un equilibrio entre un tamaño que nos resulte confortable para sentarnos y un tamaño que nos permita transportar la silla de playa con facilidad. En cuanto al peso, deberás fijarte tanto en el peso de la silla como, sobre todo, en el tuyo y en el que puede aguantar la propia estructura.
  • Posiciones. Por lo general, las sillas plegables pueden adoptar varias posiciones distintas. Muchas de ellas son reclinables hasta el punto de convertirse en una especie de tumbona. Si lo que te gusta es tomar el sol durante horas, tal vez te interese una silla de playa con diferentes posiciones.
  • Transporte. Como decimos, que la silla plegable sea cómoda de transportar es fundamental. Al fin y al cabo, tendrás que cargar con ella en más de una ocasión. Aunque sea para entrar y salir de la playa.
  • Extras. Y para los más perfeccionistas, las sillas de playa pueden incluir varios extras interesantes. Desde una mochila incorporada, almohadas, sombrillas, posavasos... Infinidad de extras que redondearán el confort de nuestra silla.

¿Por qué debería utilizar una silla plegable?

Si ya has ido a la playa este año, sabrás lo útil que es contar con una silla de playa. Aún así, nos gustaría que conocieses las múltiples razones que existen para comprarse una antes de las vacaciones:

  • Porque son muy cómodas. No son más que una estructura de acero y plástico con una tela tensa, pero te aseguramos que las sillas de playa son increíblemente cómodas. Sus diseños están pensados para ofrecer el máximo confort con los mínimos materiales.
  • Porque adoptan diferentes posiciones. Además, las sillas plegables pueden colocarse en diferentes posturas en función de como podamos sentarnos. Podremos reclinarnos o, incluso, echarnos sobre ella como si fuese una tumbona.
  • Porque son muy económicas. Si has tenido la oportunidad de ojear algún catálogo, sabrás que las sillas de playa tienen precios muy económicos. Y esto te ayudará a hacer una buena inversión sin necesidad de gastar demasiado dinero.
  • Porque son fáciles de transportar. Otra gran ventaja de las sillas plegables es que, por lo general, son del todo ligeras. Y como se pueden plegar, no nos costará lo más mínimo cargar con ella tanto al entrar como al salir de la playa.

Tipos de sillas de playa

Así es, las sillas de playa pueden llegar a ser muy distintas entre sí. Especialmente, entre los dos tipos más comunes que aquí te explicamos:

  • Sillas plegables. Son las sillas de siempre. Un asiento con reposabrazos y respaldo. Por lo general, suelen ser muy ligeras y fáciles de transportar.
  • Sillas hinchables. Estos modelos más modernos se están poniendo de moda. Como su nombre indica, son asientos que tendremos que hinchar para darles forma. De hecho, nosotros ni siquiera tendremos que hacerlo, porque las hinchará el viento por nosotros. Son sillas muy cómodas, ya que se adaptan a todos nuestros contornos.
Qué silla de playa comprar.
Los diseños de las sillas de playa varían entre lo más clásico y lo más moderno.

Características imprescindibles de las sillas de playa

Más allá de las infinitas razones que existen para comprar una silla plegable y sus beneficios, existen una serie de características que deberían ser innegociables en cualquier silla de playa:

  • La silla, ya sea plegable o hinchable, debe estar fabricada con materiales de calidad.
  • Para que nuestro asiento sea top, deberá ser cómodo con el paso de las horas. Es fácil que lo sea durante los dos primeros minutos, pero también debe serlo después de pasar una, dos o tres horas sentados.
  • Tiene que ser ligera y fácil de transportar. Piensa que tendrás que cargar con ella a menudo durante las vacaciones o cuando te vayas de camping.
  • Aunque es difícil que pedirle a un producto la máxima ligereza y la máxima resistencia al mismo tiempo, es a lo que debe aspirar toda silla de playa. Debe ser lo más resistente posible.

Sillas plegables vs otros asientos que podemos llevar a la playa

Si estás pensando en comprarte una silla de playa, seguro que has barajado otra opciones. Los clásicos competidores suelen ser las hamacas y las tumbonas. No se puede negar que ambos sean grandes asientos pensados para el verano, pero no te darán lo mismo que una silla de playa.

Por un lado, las tumbonas son mucho más complicadas de transportar. De hecho, será difícil hacer ninguna caminata con ellas.

Y si nos centramos en las hamacas, es cierto que son muy sencillas de transportar, pero tiene el inconveniente de que necesitas un soporte para poder sostenerlas. Si encontramos un árbol que nos sirva, fantástico, pero es algo que no siempre se puede garantizar.

Es por ello que, si todavía no te has decidido, deberías quedarte con una silla de playa. Ya sea plegable o hinchable, las ventajas que tienen sobre otro tipo de asientos veraniegos hablan por sí solas.

Cuidado y mantenimiento de una silla de playa

También nos gustaría advertirte que, aunque estas sillas suelan ser económicas, no quita que debamos cuidarlas como es debido. Al menos, si queremos que nos acompañen durante más de un verano:

  • Limpia las sillas. Cada vez que salgas de la piscina o de la playa, lo suyo es que limpies bien tu silla. Pasa un trapo húmedo con un poco de jabón y la dejarás perfecta.
  • Asegúrate de que las dejas bien secas. Eso sí, después tendrás que secarla bien. Si no, no servirá de mucho, porque terminarán deteriorándose los materiales.
  • Cúbrelas. Cuando no utilices tu silla de playa, lo mejor será que la cubras con una lona de plástico o algún tipo de tela que la proteja del polvo y la luz del sol.
  • Almacénala en un lugar fresco y seco. Y a la hora de almacenar tu silla de playa durante el invierno, te recomendamos un lugar seco y fresco, en el que no incida la luz del sol, porque podría terminar deteriorándola.
Vídeo de la semana

Continúa leyendo