Muy Interesante

La hibridación también puede ser bella con Mazda

La tecnología Mazda M Hybrid está presente en los modelos Mazda3 y CX-30, dos de los tres finalistas al premio Coche del Año en el Mundo (WCOTY). Descubre una gama tan bella como sostenible.

Visitar Japón es un desafío apasionante para el concepto cultural de cualquier europeo. Las calles ajetreadas e iluminadas por luces LED de todos los colores, contrastan con el íntimo respeto que la sociedad guarda a su tradición. Su pasado es un tesoro que les permite idear un futuro de androides y máquinas, con las que conviven de manera natural al dotarles de su propio espíritu. El tiempo se difumina entre su gente, como lo hace también en su industria, y Mazda expone esa maravillosa forma de entender la vida en sus vehículos. Lo hace bajo la filosofía jinba ittai que vertebra su médula ósea y por la que un conductor y su coche deben estar ligados como un caballo con su jinete. Una conexión sensorial que va un paso más allá con la introducción de la tecnología Mazda M Hybrid, que está presente en sus modelos Mazda 2, Mazda 3 y Mazda CX-30.
Tanto el SUV Mazda CX-30 como el compacto Mazda3, han llegado a la final del premio al Coche del Año en el Mundo (WCOTY) 2020. Se trata de un hito histórico dado que, hasta ahora, ninguna marca había situado a dos de sus modelos entre los tres finalistas. Ambos modelos pueden adquirirse con el innovador motor Skyactiv-X, un bloque gasolina que actúa (en algunos momentos) como un bloque diésel. La aparición de la tecnología de hibridación ligera es una razón más para su candidatura, junto a la belleza de su diseño y la nueva arquitectura centrada en favorecer esa unión con el coche. Este galardón se entregará el próximo 8 de abril, coincidiendo con el Salón Internacional de Nueva York, si el coronavirus lo permite.
La clave de los modelos híbridos de Mazda es su ADN inquebrantable, una cadena cromosómica que entrelaza dos conceptos que ya hemos comentado: diseño Kodo y filosofía jinba ittai. El primero de ellos se refleja en su estética exterior que se extrae de primeros bocetos de arcilla, una técnica ya descartada por muchos fabricantes. Los takumi son los artesanos encargados de moldear a mano las ideas de los diseñadores digitales, trasladando la simplicidad y fluidez que representa el diseño Kodo. El jinba ittai se deja notar en su habitáculo, distribuido y diseñado de forma que sentarse tras el volante genere calma y sensación de control. Dos aspectos que conviven a la perfección con su propulsión de hibridación ligera, respetuosa con la naturaleza y con la pasión por conducir.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking