Muy Interesante

Paleta de colores en un año muy especial para Porsche

A lo largo de las tres últimas décadas, el fabricante alemán se ha hecho un hueco en el corazón de los tailandeses y, del mismo modo, Tailandia se ha hecho un hueco en el corazón de Porsche.

Paleta de colores en un año muy especial para Porsche

Etiquetas:

La séptima edición del mayor evento Porsche del Sudeste Asiático marca el comienzo de un año de celebraciones para el fabricante de vehículos deportivos. En la extensa metrópolis de Bangkok, lo antiguo se mezcla con lo nuevo de múltiples y vibrantes maneras. Relucientes templos centenarios salpican el paisaje entre altísimos rascacielos, bulliciosos puestos callejeros de comida tradicional pregonan sus platos frente a nuevos restaurantes de moda y, cada año, los históricos Porsche refrigerados por aire se reúnen con sus descendientes modernos.
Das Treffen ('la reunión' en alemán), no solo congrega a todas las generaciones de deportivos Porsche, sino que también hermana a gente de diferentes edades como miembros de la comunidad Porsche. Allí confluyen desde los veteranos que apuestan por los luftgekühlt, o refrigerados por aire, hasta los nuevos aficionados a Porsche cautivados por modelos como el 918 Spyder. Nacida de la pasión por la marca de su fundador Sihabutr 'Tenn' Xoomsai, Das Treffen ha recorrido un largo camino desde sus inicios en 2016. Con la creciente comunidad Porsche en Tailandia, reforzada por los aficionados internacionales que viajan grandes distancias para acudir a la cita, el evento ha crecido exponencialmente hasta convertirse en la mayor reunión de Porsche en el Sudeste Asiático.
Y desde sus vibrantes gentes hasta su ardiente cocina, Tailandia posee un inimitable y colorido carácter. Para celebrarlo, Das Treffen 7 adoptó el tema 'Sueños en colores', como homenaje a las muchas personalidades de diferentes facetas, así como al caleidoscopio que formaban los vehículos Porsche de diferentes tonalidades allí expuestos. Tenn es un ejemplo de ello. "Siempre me gustaron los Porsche, desde que era niño", recuerda. "El primer Porsche que conduje era de un amigo de mi padre. Un día vino a casa en un flamante 964, me dio las llaves y me pidió que les trajera algo de beber. Nunca olvidé aquel día: el sonido, el olor y la patada en la espalda al acelerar".

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking