Muy Interesante

Jeep, pionera en materia de electrificación

En los últimos años, la electrificación se ha extendido en la gama con la llegada de alternativas 4xe y con la incorporación de la tecnología e-Hybrid tanto en el Jeep Compass como en el Jeep Renegade

Jeep es una marca que tiene la curiosidad y la exploración de nuevos territorios en lo más profundo de su ADN. Una vocación aventurera que se expresa en el desarrollo de automóviles con prestaciones adaptadas a todos los terrenos y en la investigación de respuestas prácticas y polivalentes a los problemas de movilidad de cada momento. Fruto de estas inquietudes, Jeep empezó muy pronto a investigar nuevas vías para el automóvil en materia de electrificación. Unos trabajos que inició en 1974 y que se concretaron en el revolucionario Jeep DJ5-E Electruck, una de las primeras furgonetas de reparto totalmente eléctricas comercializadas en Estados Unidos y en el mundo. Basado en el Jeep Dispatcher, este vehículo de propulsión trasera contaba con dos baterías de plomo ácido de 27 V, que proporcionaban una potencia de 30 CV. Era capaz de alcanzar una velocidad de 53 km/h y ofrecía 47 km de autonomía con un nivel de carga del 20%. Unas prestaciones que le convertían en una alternativa ideal para recorridos urbanos. Algo que supo ver el Servicio Postal de Estados Unidos, que adquirió 352 unidades de este modelo para ciudades con altos niveles de contaminación. Por aquellos años, la entonces casa matriz de Jeep, la American Motors Corporation, investigó las posibilidades de la tecnología híbrida en el AMC Hornet, en colaboración con la Agencia de Calidad del Aire de California. Tras estas iniciativas pioneras, Jeep no abandonó sus estudios sobre la electrificación, abriéndose a nuevas posibilidades como el hidrógeno, como demuestra el concept-car Jeep Treo, presentado en el Salón de Tokio de 2003 y equipado con pilas de combustible. Otro tanto sucedió con el concept-car Jeep Renegade, que causó sensación en el Salón de Detroit de 2008 por su cadena de tracción híbrida que combinaba dos propulsores eléctricos de 134 CV con un motor diésel 1.5 BlueTec de 115 CV, logrando una potencia combinada de 383 CV en un vehículo que exploraba, además, la economía circular y el uso del aluminio en el automóvil. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo todos los detalles en la galería a continuación.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking