Muy Interesante

Los protagonistas de la crisis de 1929 y la Gran Depresión

Hace casi 100 años la economía mundial también estaba en crisis, aunque no por una epidemias, sino por la primera gran crisis bursátil global, que se propagó rápidamente por un un mundo que aún no sabía qué era la globalización.

En octubre de 1929 la Bolsa de Nueva York, en Wall Street, comenzó a encadenar varios "días negros". Tras un "jueves negro", el 24 de octubre de 1929. Pero los siguientes lunes negro y martes negro, (28 y 29 de octubre de 1929) hicieron que el pánico cundiera, que la gente acudiera en tropel a sacar el dinero de los bancos antes de que quebrasen y que algunos de los agentes de Bolsa de aquel momento tirasen por las ventanas de los edificios.
Se habla mucho de los antecedentes y de las causas de aquel "crac" bursátil que desembocó en la Gran Depresión y hasta en la Segunda Guerra Mundial. Pero también tuvo sus protagonistas. Gobernantes, banqueros, economistas que lidiaron mejor o peor con la primera gran crisis financiera de la era contemporánea. Una crisis que obligó a revisar las teorías económicas imperantes en aquel momento, a regular de forma diferente los mercados financieros y que fueron otra señal de que la economía mundial cada vez era más interdependiente, con la suerte de cada país ligada a la de los demás.
Aunque las circunstancias de hoy son muy diferentes, un siglo después del famoso 'crac', también nos encontramos en plena revisión de lo que creemos saber acerca de la economía e inmersos en una crisis que no tiene precedentes que nos ayuden a gestionarla, por lo que, casi cien años después de la crisis del 29, es inevitable echar la vista a atrás para aprender de los errores o para, por lo menos, tratar de no caer en ellos.
De los factores comunes mas identificables que tenemos hoy con aquella crisis están la contracción del consumo y de la demanda interna, los altos niveles de desempleo creados por la pandemia, la crisis del comercio internacional y del sector industrial y unos bancos que hoy afrontan serias dificultades por el previsible aumento de la morosidad y los bajos tipos de interés.
La crisis de aquel momento se llevó por delante millones de puestos de trabajo, miles de bancos de la época, empresas y hasta países, afectando más gravemente a aquellos que ya estaban muy endeudados por la especulación y por las consecuencias de la I Guerra Mundial. 

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking