Muy Interesante

Cuando el coronavirus se utiliza para hacer publicidad

Algunas empresas están utilizando la alarma social generada por el COVID-19 para vender sus productos. Aseguradoras, empresas de reparto o discotecas han dado la vuelta a la crisis sanitaria para su beneficio.

En el mundo comercial actual parece que cualquier cosa es susceptible de acabar convirtiéndose en un reclamo publicitario. Y la alarma social desatada por el rápido contagio del coronavirus no iba a ser menos.
La Organización Mundial de la Salud ya ha calificado de "muy real" la amenaza de que el COVID-19 se convierta en una pandemia global, que en España ha superado en menos de dos semanas los 1.200 casos diagnosticados y está vinculada a más de 30 personas fallecidas.
Las consecuencias para la economía del coronavirus vienen materializándose de lejos. A mediados del mes de febrero, cuando todavía no se habían localizado personas que lo padecieran en España, se cancelaba el Mobile World Congress de Barcelona produciendo unas pérdidas irrecuperables en la ciudad condal.
A principios de marzo, los profesionales sanitarios y los establecimientos farmacéuticos denunciaban estar sufriendo el desabastecimiento de mascarillas ante el repentino pico de demanda que estaba habiendo por parte de la población. El precio de las mismas se incrementaba y el stock se hacía cada vez más difícil de conseguir.
Además, la OCDE ha llegado a preveer que esta epidemia reste medio punto porcentual al crecimiento de la economía mundial que la organización previó para 2020, que ahora pasaría a ser del 2,4%, frente al crecimiento del PIB del 2,9% pronosticado el pasado mes de noviembre.
Algunas empresas se han alineado con las instituciones y han comenzado a sumarse a trasmitir información sobre cómo prevenir su contagio o qué hacer en caso de creer que uno pueda estar afectado. Facebook, por ejemplo, ha ofrecido espacios gratuitos en su red para que los organismos de sanidad puedan hacer llegar sus recomendaciones a sus usuarios; Twitter, Amazon o Google han hecho públicos comunicados en los que aseguran que priorizarán el facilitar a sus empleados correr el mínimo riesgo posible, por ejemplo, limitando los viajes de trabajo.
Pero a pesar de todo, hay empresas que le han dado la vuelta a la situación y están utilizando el virus como reclamo publicitario. Ya sea desde la banalización o la mofa; ya sea porque creen que sus productos de venta se ajustan a las necesidades que pueda suscitar esta crisis en los consumidores, algunas compañías están mercantilizando el COVID-19. Algo que para muchos resulta una práctica cuestionable y, para otros, es una muestra de ingenio publicitario.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking