Muy Interesante

11 grandes marcas que ya no existen

Empresas que en su momento fueron intocables, grandes gigantes que llegaron a desplazar a otros de su sector, como los dinosaurios se extinguieron. Algunas por no saber evolucionar, otras por no poder recuperarse de grandes crisis. Y como los grandes saurios, aún quedan huellas que nos recuerdan su existencia.

En economía se habla de aquellas empresas que son "demasiado grandes para caer". Con un doble sentido. En algunos casos es porque se trata de compañías cuyo volumen y posición en sectores estratégicos pueden hacer temblar a toda la economía en caso de desaparecer. En otros, porque son marcas que han existido durante tanto tiempo -en algunos casos siendo las primeras en haber existido en su sector-, que no puede entenderse que dejen de existir.
Pero el caso es que, se hable en el sentido en el que se hable, hay empresas y marcas que, independientemente de lo grandes que fueran y de haber sido las pioneras, pasan de ser parte indispensable del paisaje económico, a dejar un gran cráter humeante o a marchitarse y desaparecer. Muchas veces porque los tiempos cambian y a estos grandes dinosaurios les costó reaccionar hasta que ya fue tarde. Otras por flagrantes excesos, mala gestión y la avaricia de malos gestores. Hay ejemplos también de fuego cruzado, donde la combinación de las circunstancias económicas, las prácticas de la competencia y alguna injerencia política agrietaron la sólida fachada de la marca.
Hemos recopilado once casos ejemplares de marcas españolas e internacionales que, en cierta manera ejemplifican épocas y modos de gestión que no se nos deben olvidar. Desde los excesos de la Beautiful People de la España de los años 80 del siglo XX, a algunos de los culpables del gran estallido de la crisis de las hipotecas subprime en 2008. Algunos en los Estados Unidos, otros mucho más cerca. Ni las causas de la caída se deben a un solo factor. Alguna de estas diez empresas ha fracasado porque su sector se desregularizó irreflexivamente y otras porque el Estado intervino cuando no debía.
No son los únicos casos y muchos otros ejemplos se han quedado fuera. Algunos de ellos por no haber desaparecido todavía, otros porque incluirlos sería repetirse. Pero si te vienen a la cabeza, ten por seguro que tienen algún tipo de relación con los ejemplos que hemos escogido.
Dicen que de los fracasos se aprende. Y que también conocer nuestro pasado ayuda a no repetir errores en el futuro.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking