Muy Interesante

Seat, a prueba de fuego y hielo

Antes de lanzarlos al mercado, los nuevos modelos de coche pasan un periodo de prueba durante el que se exponen a los climas más extremos, con el objetivo de comprobar su respuesta a distintas temperaturas y superficies.

Cuando compramos un coche nuevo, quizás nunca nos hayamos parado a pensar todo el trabajo que hay detrás, la cantidad de horas que se necesitan para idear su diseño y, posteriormente, su construcción. Además, los nuevos modelos tienen que pasar un gran número de pruebas antes de ser lanzados al mercado, con el objetivo de garantizar un excelente nivel de durabilidad, tanto de piezas como de materiales. Algunos de estos test se basan en comprobar la mecánica del vehículo, pero otros tratan de ponerlo al límite en cuanto a superficie y temperatura se refiere.

Así pues, en las pruebas de climatología, los modelos son probados en diferentes condiciones, desde calores extremos que podemos encontrar en zonas desérticas con las  temperaturas más altas posibles hasta el frío ártico. En cambio, en las pruebas de comportamiento sobre diferentes tipos de terreno, se analiza el impacto del uso en piezas y componentes, así como la capacidad de respuesta del vehículo en cada momento. Además, también se realizan pruebas de motor y de potencia, que determinan la capacidad del automóvil tanto en situaciones reales como simuladas.

Por otro lado, elementos como los asientos también sufren el roce del equivalente a 20.000 entradas y salidas del coche, con la intención de comprobar que cada asiento es capaz de resistir el roce del cuerpo humano y no sufre daños en este tipo de roces. Además, se abaten una cantidad similar de veces para comprobar su resistencia. Las puertas, por su parte, también reciben una serie de exigencias, ya que se abren y cierran unas 30.000 veces al año, comprobando que el ruido de la puerta sea seco, corto y aporte una sensación de estanqueidad.

Por último, el funcionamiento de los frenos, de las suspensiones y de la dirección es probado en circuitos especializados en poner a prueba estos elementos. Los especialistas comprueban, en terrenos compuestos por adoquines y desniveles, que todo funcione correctamente y que cada uno de los elementos resistirá el castigo que representa el día a día.

Pero hoy, queremos centrarnos en las pruebas climatológicas y de comportamiento sobre distintos tipos de superficieSeat nos descubre si es tan distinto conducir en 100  grados de diferencia.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking