Muy Interesante

Un híbrido para un mayor rendimiento y eficiencia

Si estás interesado en esta tecnología debes consultar en la gama de marcas como Hyundai, que cuenta con el portfolio más amplio de trenes motores electrificados del mercado, que incluye varios HEV y PHEV eSUV

El interés por los vehículos híbridos, tanto convencionales como los enchufables, ha aumentado considerablemente en los últimos años. Además de ofrecer menos emisiones que los modelos con motor de combustión interna (ICE) pura, los coches híbridos también ofrecen un rendimiento de conducción superior al adaptarse a todos los entornos de la carretera y ofrecer una eficiencia de combustible considerablemente mayor. Y si estás interesado en uno, lo mejor es consultar el portfolio de fabricantes como, por ejemplo, Hyundai, marca que cuenta con la gama más amplia de trenes motores electrificados del mercado, que incluye varios HEV y PHEV eSUV.
Aunque antes de esto, debes conocer qué es exactamente esta tecnología. En concreto, el término 'híbrido' se refiere a un vehículo equipado con múltiples fuentes de energía combinadas. Un híbrido convencional, ó HEV, cuenta con un motor de combustión interna, un motor eléctrico y una batería. Los HEV están diseñados para detectar exactamente cuándo quiere el conductor acelerar. A bajas velocidades, sólo se utiliza el motor eléctrico. En cambio, en situaciones en las que el conductor acelera más o el vehículo requiere más potencia, como al subir una cuesta, el motor eléctrico y el de combustión interna se combinan para lograr la mayor eficiencia posible.
Un HEV, a diferencia de un híbrido enchufable (PHEV), no tiene que estar enchufado a una fuente de energía externa para recargar su batería. Obtiene su energía convirtiendo cualquier energía cinética restante mientras desacelera, frena o va cuesta abajo, por ejemplo. Por su parte, un PHEV, comparte el mismo diseño y alberga un motor de combustión interna y un motor eléctrico, pero con una batería mayor, gracias a lo que ofrece algunas de las ventajas de un eléctrico puro. Un PHEV puede funcionar exclusivamente con energía eléctrica, pero cambia automáticamente para utilizar el motor de combustión interna, dependiendo de la carretera o de las condiciones de conducción y el estado de carga de la batería. El motor de combustión interna es un componente vital porque, cuando la batería del PHEV alcanza un estado de carga preestablecido, permite que el coche entre en un modo de mantenimiento de la carga. Cuando la batería esté baja, funcionará de la misma manera que un HEV. El motor de combustión interna acciona las ruedas de forma normal, mientras que el frenado regenerativo suministra energía para recargar la batería eléctrica. Esto amplía la autonomía total del PHEV.
Ahora, entrando en materia, nos gustaría destacar los modelos Tucson y Santa Fe híbridos, de los cuales os contamos más en la galería.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking