Un robot con cerebro de abeja

Investigadores de la Freie Universität Berlin han desarrollado un robot cuyo funcionamiento está inspirado en el sistema nervioso de la abeja -que es relativamente simple-, para percibir los estímulos ambientales y aprender a reaccionar ante los mismos.

 

La característica más sobresaliente de este mini cerebro artificial es su capacidad para aprender mediante principios muy básicos. Así pues, el robot es capaz de vincular ciertos estímulos externos con reglas de comportamiento, es decir, así como por ejemplo las abejas aprenden a asociar los colores de flores con néctar más o menos sabroso o suculento, el robot también aprende a abordar ciertos objetos coloreados y a evitar otros.

 

Para el desarrollo del experimento colocaron en un circuito cerrado una serie de objetos de colores rojos y azules, donde cada vez que el robot mirase a los objetos de color rojo, se produjera un destello de luz, consiguiendo con ello que el robot detectase el destello como una recompensa por centrarse en un objeto de ese color.

 

El procesamiento del color rojo junto a la recompensa en el cerebro del robot, provocó una serie de cambios específicos en su comportamiento. Así, cada vez el robot veía un objeto rojo, se movía inmediatamente hacia él. Si veía objetos azules, retrocedía. Aprendizaje en cuestión de segundos.

 

Los científicos piensan ampliar la red neuronal del robot complementando más principios de aprendizaje, con objeto de conseguir que el mini cerebro robótico sea cada vez más poderoso y con ello, más autónomo.

 

Etiquetas: abejasrobótica

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar