Un hombre biónico hará el saque de honor del Mundial Brasil 2014

Gracias al exoesqueleto de la imagen, el próximo gol en hacer historia podría ser conocido como "el pie de Dios", ya que, para los más devotos, la ingeniería biónica, que busca integrar al hombre y la máquina, juega a ser Dios. Se trata de una prótesis controlada por la actividad cerebral que permitirá a un joven parapléjico sin movilidad en sus extremidades inferiores, andar a través del campo de fútbol y chutar el balón para inaugurar el Mundial de Fútbol del próximo mes de junio.


“Camina de nuevo” es el nombre del ambicioso proyecto dirigido por Miguel Nicolelis, uno de los 20 científicos más prestigiosos del mundo según la revista Scientific American, e iniciado en 2008, cuando el investigador logró hacer caminar a un robot bípedo transmitiéndole las señales cerebrales de un mono a través de Internet. En esta ocasión, Nicolelis pretendía implantar electrodos en el cerebro del discapacitado para manipular el robot, pero finalmente optó por la electroencefalografía, una tecnología más imprecisa pero también más accesible. El exoesqueleto se conecta con un sistema de electrodos cerebrales situado sobre la cabeza, capaz de captar las señales eléctricas de las neuronas y transformarlas en impulsos eléctricos que desencadenen el movimiento deseado, que en este caso será el de levantarse, caminar y golpear el balón para hacer el llamado "saque de honor". 

 

Uno de los ocho discapacitados que han testado el exoesqueleto mediante realidad virtual será el elegido para llevar a cabo esta proeza de la neuroingeniería. Nicolelis está convencido de que la robótica y las prótesis no tardarán en derribar las barreras que afrontan los pacientes amputados, con daño medular o cualquier otro déficit motor o sensorial. "Será como poner un hombre en la luna, conquistar un nivel de osadía e innovación que la gente no está acostumbrada a asociar con Brasil", en palabras del científico. 


La comunidad científica se muestra, sin embargo, escéptica ante las pretensiones del proyecto, ya que el resto de investigaciones basadas también en la electroencefalografía han conseguido únicamente poner en marcha y detener las prótesis, y que estas siguieran una trayectoria preprogramada, lo que dista bastante del concepto de control mental publicitado. De ser así, las voces más críticas sostienen que, dado el contexto en el que se presenta, no se trata tanto de un hito científico como de una estrategia promocional de la investigación del país. De cualquier forma, e independientemente de su relevancia técnica, se trata de una iniciativa prometedora para reconciliar a científicos e hinchas frente al televisor.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar