RU17: cruzando el Atlántico con un submarino amarillo teledirigido

RU17: cruzando el Atlántico con un submarino amarillo teledirigidoA medio camino entre Estados Unidos y la Península Ibérica, un submarino amarillo robotizado surca en estos momentos el océano Atlántico sin motor y controlado por satélite desde la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey. Si todo va bien, su aventura culminará a finales de año en las costas de Vigo tras recorrer cerca de 6.000 kilómetros.

"El lanzamiento del Sputnik - el primer satélite artificial - animó a toda una generación de científicos, ingenieros y profesores; necesitamos un nuevo Sputnik en oceanografía que entusiasme a los jóvenes de hoy y dinamice una nueva generación de estudiantes en los campos científicos y tecnológicos", aseguraba hace unos meses Richard Spinrad, director adjunto de la Agencia Nacional de Oceanografía y Atmósfera (NOAA) y promotor del proyecto. Y ese nuevo Sputnik es el submarino RU17, también conocido como el Caballero Escarlata (Scarlet Knight), que cumple hoy 71 días de travesía.

La distancia en línea recta entre Tuckerton (EE.UU.) y el Cabo Touriñán, el punto más occidental de la costa gallega, es de 5.323 kilómetros. RU17, se desplaza a una velocidad media de 0,5 nudos, por lo que teóricamente debería tardar alrededor de 240 días en cruzar el Atlántico.

Sin embargo, el océano es un fluido en constante movimiento, y el batiscafo debe enfrentarse a sus corrientes. El truco para elegir la mejor ruta consiste en utilizar la información que facilitan los satélites y modelos oceanográficos para seleccionar las corrientes más favorables en dirección este. "Tenemos la intención de que siga la Corriente del Golfo y que, al llegar al meridiano 50 grados oeste, intente aprovechar el movimiento general hacia el este para elegir la ruta óptima hacia Europa, igual que hicieron los primeros navegantes europeos que fueron a América en su viaje de regreso", ha explicado Spinrad.

El submarino utiliza baterías de litio que, en principio, podrían durar todo el trayecto. Aunque si no es así, RU17 se detendrá en las Azores para recargar antes de recorrer el tramo final hasta Vigo.

Gracias a Internet, cualquiera puede acompañar al submarino en su viaje, conocer su velocidad y localización exactas, así como la distancia recorrida. Además, la web de RU17 publica a diario los datos sobre la temperatura, salinidad y profundidad del agua que recogen los sensores de a bordo.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar