La música de la Edad de Bronce vuelve a la vida gracias a la impresión 3D

La pujanza de la música irlandesa no es de ahora, aunque algunos arqueólogos e historiadores pensaban que durante las eras de hierro y bronce no valía gran cosa.

Para ello se basaban en que no habían encontrado boquillas, piezas cónicas de los instrumentos de viento que enriquecen su sonido. En otras partes de Europa, sobre todo en Escandinavia, sí las fabricaban.

 

Hasta que a Billy Ó Foghlú, estudiante de la Australian National University (ANU), le intrigó un objeto de bronce, llamado Conical Spearbutt of Navan , que se construyó entre el año 100 antes de Cristo y 200 de nuestra era. Se creía que servía para apoyar lanzas en el suelo, pero Ó Foghlú no estaba convencido.

 

Como este joven arqueólogo no tenía acceso a la pieza original, hizo mediciones y creó una réplica exacta con una impresora 3D. Luego lo colocó en una trompa antigua irlandesa… y de allí salió un sonido rico y aterciopelado. “De repente, el instrumento volvió a la vida”, afirma el autor del descubrimiento. “Estas trompas no solo servían para cazar o hacer ruido. Se construían y reparaban cuidadosamente, y eran tocadas durante horas. La música tenía un papel fundamental en esta cultura”, añade.

 

En cuanto a la escasez de boquillas en el registro arqueológico, el investigador cree que se debe a la costumbre de desmontar los instrumentos para que acompañaran a sus dueños cuando estos fallecían. Varios se han encontrado sepultados en pantanos.

 

Imagen: la boquilla fabricada con impresora 3D es la de la derecha, y que está acompañada con dos piezas modernas. La foto es de Stuart Hay / ANU.

 

Etiquetas: innovacióntecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar