Jerry Yang: "Pronto nos conectaremos a Internet a través de la tele"

Parece que para llegar a ser un cibermillonario, uno de los vips del ciberespacio, hay que cumplir 3 requisitos: ser joven, haber inventado algo cuando se era aún más joven y haber empezado la carrera en el garaje de casa, en una habitación o en una pequeña aula usufructuando los ordenadores de la universidad. Jerry Yang, alma mater de Yahoo!, cumple los tres.


"En el mundo de Internet -dice- algunas cosas ocurren al revés que en el mundo real. Para las cuestiones cibernéticas, la gente joven tiene mucha más experiencia que la mayor. Desde la primera vez que te asomas a la Red te das cuenta de que es algo que las generaciones venideras van a entender mejor que tú. Este fenómeno es especialmente evidente en Estados Unidos, donde la informática está muy presente en los colegios, en las universidades y en todos los niveles de educación. Desde el punto de vista del negocio, la juventud también es un valor añadido. A los jóvenes nos importa menos asumir riesgos, tenemos menos que perder y ese espíritu es utilísimo en la aventura del negocio on line."
-¿Qué tiene Yahoo! que no tengan los demás motores de búsqueda?
-En primer lugar, que somos un servicio global. Tenemos ofertas para empresas y usuarios en 14 lenguas distintas y una infinidad de países, lo que hace que cualquier empresa local pueda encontrar su espacio aquí. Nuestra segunda virtud es que tenemos una imagen muy diferenciada. Mire, sin ir más lejos, el nombre. Creo que simbolizamos el cajón de sastre de las expectativas de un internauta. Por último, nuestro producto es una buena herramienta de búsqueda que agrupa los contenidos de una forma muy intuitiva y fácil de entender.

-Bueno, el término fácil es bastante relativo. ¿Para un absoluto profano, cree que es realmente fácil utilizar Internet?
-No. Aún tiene que convertirse en una herramienta mucho más sencilla. Una gran parte de los usuarios de Internet es gente cualificada: expertos, universitarios, aficionados a los ordenadores, profesionales... Si queremos convertir la Red en un medio de masas de verdad, debemos luchar para hacerla mucho más sencilla y barata. Internet tiene que terminar siendo tan fácil de usar como el teléfono o la televisión. Eso es lo que quiere la gente corriente y, por supuesto, lo que les gustaría a los anunciantes.

-Quizás lo que todavía asusta a mucha gente es el ordenador, más que la propia Red.
-Efectivamente. Pero existen muchas posibilidades de hacer de Internet un mundo accesible por otros canales como la televisión, el teléfono o cualquier otro aparato de la casa. Ya verá cómo pronto nos conectaremos a la Red a través de la tele.

-¿Y qué me dice de la otra gran fobia: la seguridad? Todavía muchos usuarios temen por la inviolabilidad de sus transacciones on line.
-Sinceramente, es un temor infundado. Hoy contamos con una tecnología verdaderamente buena en este terreno, aunque por supuesto se puede y se va a mejorar. En EE UU los usuarios están empezando a superar el periodo psicológico de temor a hacer compras, a dejar su número de tarjeta de crédito o a mandar mensajes confidenciales en Internet. La sensación psicológica de seguridad es esencial para que triunfe el comercio electrónico.

-Lo cierto es que en EE UU las cosas son más fáciles, entre otras razones porque el idioma mayoritario de la Red es el inglés. Así cualquiera...
-Es verdad. Pero mire, aunque yo soy americano, mi origen es chino así que sé algo sobre idiomas marginados en Internet. Estoy completamente convencido de que la Red no debe ser una herramienta sólo para anglosajones. Hoy todavía lo es: el 80 por 100 del tráfico se hace en inglés, idioma seguido por el francés, el alemán y el español. El futuro de las empresas electrónicas depende de que sean capaces de conseguir contenidos locales para los diferentes países adaptados a su lengua y su cultura. Y ese contenido tiene que ser tan bueno y competitivo como el que se hace en inglés. Parte de la culpa la tienen las propias empresas locales: ellas tienen la pelota en su tejado para llenar Internet con sus buenas alternativas. Si no, los españoles, franceses o alemanes seguirán prefiriendo conectarse a una página web en inglés.

-¿Esto que estamos haciendo ahora, charlar cara a cara, es una especie en peligro de extinción por el auge de la comunicación on line?
-Espero que no. Me parece que no hay nada capaz de sustituir el placer de una buena charla. Evidentemente, la comunicación por Internet tiene muchas ventajas: es más rápida, puedes añadir documentación, imágenes o gráficos y te permite cortar y reanudar el contacto cuando quieras.

-Los nuevos medios permiten cosas como que usted sea famoso en Chipre o que en España se siga con interés el caso Lewinsky. Sin embargo, los asuntos de Chipre o España interesan poco a los estadounidenses. ¿No le parece que vivimos un proceso de globalización en una sola dirección?
-Bueno, en EE UU también hay españoles famosos... Antonio Banderas...

-Ya, y Julio Iglesias.
-¿Julio Iglesias es español? No lo sabía... Bueno el problema es que la corriente tecnológica e industrial circula inevitablemente desde EE UU hacia el resto del mundo y no tanto al revés. Los mejores centros tecnológicos del planeta están en EE UU. Y eso condiciona el resto de las transmisiones culturales, políticas, de ocio...Pero si algo bueno tiene Internet es que no conoce nacionalidades. La tecnología está ahí para todos, a nivel local o global. Por eso no me parece justo hablar de globalización en una sola dirección.

-En cualquier caso existe otra paradoja: Internet te da la oportunidad de explorar el mundo, pero la mayoría de los usuarios utilizan servicios locales, leen la versión digital del periódico de su ciudad y mandan mensajes electrónicos a sus vecinos de barrio...
-Es muy agradable estar sentado en California y visitar una página web de Pekín, pero el comportamiento de la mayoría de la gente en su vida diaria se circunscribe a su casa, su trabajo y sus amigos. Es natural que cualquier forma nueva de comunicación tienda a satisfacer sus gustos y comportamientos adquiridos. Pero creo que Internet abre una oportunidad para aumentar el concepto de lo que es algo local o cercano.


-¿Qué función pública puede cumplir un medio tan basado en el negocio como es Internet?
-Como cualquier otro medio, no es que tenga la obligación de construir un mundo mejor, pero no puede sustraerse a hacer cosas como ayudar a encontrar niños desaparecidos, apoyar a la policía en la lucha contra el crimen o realizar campañas de ayuda de emergencia...

-Déme una razón para comprarle un ordenador a mi hijo y conectarle a Internet.
-Si quiere que su hijo se convierta en un auténtico ciudadano del mundo, hágalo. Pero es muy importante que le enseñe a usarlo, que comparta con él la experiencia y le garantice un uso seguro de Internet.

-Lo malo es que si se lo compro hoy, el año que viene estará obsoleto...
-Sí, es cierto que los ordenadores evolucionan a la velocidad del rayo. Pero el usuario debe ser consciente de que no necesita tener la última tecnología en su casa. Basta con una máquina que le permita entrar en Internet y satisfacer sus necesidades de ocio y de negocio básicas. ¿Para qué quieres más?

-¿Qué tiene que tener una página web para que capte la atención de Jerry Yang?

?Tiene que ser útil, y por desgracia en Internet hay muchas cosas que no sirven para nada; ha de estar actualizada a menudo y debe ser creativa, ofrecer algo personal.

Jorge Alcalde

 

Esta entrevista fue publicada en enero de1999, en el número 212 de MUY Interesante.

Etiquetas: internet

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar