El robot-copiloto AIDA

robot-aida

De la colaboración entre Volswagen y los laboratorios del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha nacido AÍDA, el Robot Afectivo de Conducción Inteligente (Affective Intelligent Driving Agent en inglés). Este híbrido entre un GPS y el robot Wall-E podría cambiar la manera en que los conductores interactúan con sus automóviles, según aseguran sus creadores.

"En el desarrollo de AIDA, nos preguntamos cómo podríamos diseñar un sistema que pudiera servir de guía y a la vez ser un compañero informado y amistoso", explica Carlo Ratti, director del Laboratorio de SENSEable City Lab del MIT.

El resultado es una especie de cabeza robótica, montada sobre un "cuello" articulado, que expresa emociones típicamente humanas, como asombro, tristeza o alegría. El dispositivo se coloca en el tablero del automóvil y es capaz de hacer recomendaciones sobre la forma en que conducimos, recordarnos que debemos ponernos el cinturón, aconsejarnos el mejor camino para llegar a nuestro destino, informarnos sobre el tráfico y advertirnos de los peligros de la carretera.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar