El primer coche de madera

La carrocería del prototipo Setsuna, de Toyota, está construida con paneles de cedro y abedul y envejece con el paso del tiempo. Pura artesanía

¿Te acuerdas del troncomóvil de los Picapiedra? Pues no es que los ingenieros de Toyota se hayan inspirado en él (o no confesadamente), pero el nuevo prototipo de la compañía japonesa sí se parece al vehículo que conducían a toda velocidad Pedro Picapiedra y Pablo Mármol al menos en una de sus características: que está fabricado principalmente con un material accesible en el Paleolítico.

Presentado hoy en la Design Week de Milán, el concept car Setsuna –que significa “momento” en japonés– no incorpora ni un gramo de plástico y el exterior lleva varios tipos de madera, sobre todo cedro y abedul . Y como obra de arte, está pensado para que dure más de un siglo –el salpicadero tiene un reloj que marca hasta esos cien años– y se herede de padres a hijos. La idea es que los componentes del coche, sensibles a los efectos de la temperatura y la humedad, vaya envejeciendo, como los buenos vinos, junto a sus dueños. 

La carrocería de este descapotable eléctrico consiste en paneles desmontables que se han unido sin usar un solo clavo o remache gracias a una técnica tradicional de carpintería llamada okuriari. Mide tres metros de longitud y apenas 97 centímetros de altura, alcanza una velocidad punta de 45 kilómetros por hora y los asientos están tapizados con un elegante cuero. Por dentro, los componentes mecánicos son necesariamente metálicos, una concesión que no arruina la elegancia de este capricho de baja tecnología.

Lamentablemente, no veremos al Setsuna circulando por las calles, porque no se pondrá a la venta: los responsables de Toyota solo quieren ver la reacción del público y los expertos para incorporar ideas en futuros modelos de la marca.   

Etiquetas: Paleolíticocoches futurotecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar