El Desertscraper devuelve la vida a los desiertos

Ideada por dos surcoreanos, esta titánica máquina se encarga de trasplantar vegetación y mejorar la calidad del suelo árido.

La desertificación, según explica la Unesco, “es el resultado acumulado de un contexto climático complicado y de la utilización inapropiada de la tierra”, es decir, de la sobreexplotación de los recursos naturales. Sobrepastoreo, deforestación, agricultura intensiva, drenajes inapropiados de los sistemas de irrigación, entre múltiples factores socioeconómicos y políticos, son los responsables del proceso de desertificación que estamos sufriendo en nuestro planeta.

Desertscraper es un proyecto ideado por los surcoreanos Yungi Jung y Jeong Gwang Hwang, que pretenden dar respuesta a ese problema de desertificación, que cada año transforma en desiertos millones de hectáreas que antes eran fértiles. Afecta a todo el mundo, pero la máquina se ideó pensando expresamente en China.

 

La gigantesca máquina que ves en la imagen, que, en caso de llegar a producirse algún día, funcionaría con energía solar, tiene como objetivo devolver la vida a esos desiertos que se han formado de manera artificial y permitir que esas zonas vuelvan a ser verdes. ¿Cómo lo haría? A través de dos acciones principales: trasplantar vegetación en esa superficie árida y mejorar la calidad del suelo degradado. Y todo ello, mientras, imbuido de un espíritu nómada, rueda sobre los extensos territorios de desierto.

 

El Desertscraper, según se ha proyectado, está compuesto por una serie de enormes granjas en cuyos invernaderos crecen módulos de plantas. En este peculiar rascacielos rodante, que está equipado con un sistema de suministro de agua, se produce incluso el compostaje. La vegetación queda trasplantada en el suelo cuando el cinturón cilíndrico exterior de la máquina entra en contacto directo con la superficie del terreno. Asimismo, el Desertscraper se encarga de remover la tierra, lo que aumenta la porosidad del suelo y favorece el crecimiento de las plantas.

 

Se trata de uno de los proyectos con vocación visionaria que han participado en 2016 en el concurso internacional de rascacielos (Skyscraper Competition) que cada año organiza la revista estadounidense eVolo, y en el que suelen tomar parte desde arquitectos a ingenieros, diseñadores o artistas. El jurado valora la tecnología empleada, el espíritu sostenible de los conceptos y que sean proyectos destinados a solucionar, a través de la innovación, problemas económicos, sociales o culturales.

 

Imagen: eVolo Magazine

 

Etiquetas: desiertosfuturoinnovaciónnaturalezatecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar