Eco-aventura en alta mar

plastiki

Si crees que un puñado de botellas de plástico PET vacías sirve para poco te equivocas. Utilizándolas como principal materia prima, David de Rothschild está construyendo un bote con el que pretende viajar desde San Francisco (EE UU) hasta Sídney (Australia).La expedición de The Plastiki, como ha sido bautizado el pequeño velero, comenzará dentro de 49 días.

Los dos cascos de Plastiki irán llenos de entre 12.000 y 16.000 botellas de plástico PET previamente presurizadas utilizando polvo de hielo seco. La estructura soportará el peso de cuatro tripulantes. Además de estar hecho en un 90 por ciento de material reciclado, Plastiki incorpora dos turbinas eólicas y varios paneles solares que cargarán las baterías necesarias para el funcionamiento a bordo de varios ordenadores portátiles, un GPS y un teléfono vía satélite.

Cuando la expedición alcance su destino, está previsto "romper" el bote y reciclar las botellas. "Podrán convertirse en una chaqueta, en una bolsa, en más botellas", explica Rothschild, que con su iniciativa quiere recordar al mundo que el plástico es "infinitamente reciclable".

Etiquetas: reciclaje

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar