Doom, Pac-Man y Super Mario, al Olimpo de los videojuegos


Con mayor o menor acuerdo, todos concedemos que existe un canon literario donde están incluidas las obras eternas, de obligada lectura. Pero ¿cuáles son El Quijote, el Hamlet o el Ulysses de los videojuegos, considerados a menudo como un arte de nuestro tiempo? ¿Quién escoge los títulos que marcaron época por encima de cualquier discusión?

 

Pues lo más parecido a un Olimpo para jugones es el Video Game Hall of Fame (Salón de la Fama de los Videojuegos), iniciativa creada el pasado mes de febrero por el museo The Strong, en Rochester (Nueva York). Y acaba de anunciar los seis primeros inmortales del ocio digital: Pong (1972), el pionero pasatiempo de tenis con palotes; Doom (1993), que aprovechaba el 3D con unas cotas de violencia no vistas hasta entonces; Super Mario Bros. (1985), las aventuras del fontanero bigotudo; Pac-Man (1980), conocido en España como Comecocos; el Tetris (1984), adicitiva importación de Rusia; y World of Warcraft (2004), el más importante videojuego multijugador masivo en línea (MMORPG).

 

Estos son, a juicio de un panel de expertos y periodistas, los títulos que merecen estar en este nuevo Salón de la Fama, aunque había otros finalistas que se han quedado a las puertas: Fifa, Angry Birds, The Legend of Zelda, Minecraft, Pokemon, Sonic, los Space Invaders… ¿Echas de menos alguno más? En junio de 2016 habrá nuevas incorporaciones.

 

Etiquetas: culturavideojuegos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar