A salvo bajo una lona de cemento

A salvo bajo una lona de cementoCuarenta minutos son suficientes para convertir un pedazo de lona flexible en un sólido refugio que resiste, incluso, el impacto de una bala.

Esta carpa móvil, inventada por dos jóvenes británicos de 28 años, Will Crawford y Peter Brewin, consiste en una lona de cemento a la que se añade agua para activar el material. A continuación, la estructura se infla hasta adquirir la forma adecuada y se deja secar doce horas. El resultado es un habitáculo compacto de hormigón de 16 metros cuadrados capaz de soportar las condiciones climatológicas más adversas.

Crawford y Brewin recuerdan que en la actualidad existen 35 millones de refugiados. Para atender a sus necesidades, las organizaciones de ayuda humanitaria y los ejércitos necesitan instalar alojamientos y clínicas de forma casi inmediata. La mayoría de las soluciones disponibles hasta ahora usan cubiertas ligeras, que con frecuencia no ofrecen la protección adecuada. Por ejemplo, en Afganistán algunas tiendas de campaña no duran más de 3 semanas, debido al azote de los fuertes vientos. Sin embargo, la lona de cemento (Canvas Shelter en inglés) forma una carpa resistente que aísla a sus ocupantes del entorno y protege de posibles ataques con armas de fuego. Además, una vez instalada su vida media es de 10 años, lo que permite reducir gastos a medio y largo plazo.

Los creadores de este original refugio ya han vendido un ejemplar al ejército estadounidense. También hay varias organizaciones de ayuda humanitaria interesadas en usar el invento en países en permanente conflicto como Uganda.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar