¿Eres una persona envidiosa?

Sabemos que todos, de una manera u otra, lo somos. Pero ¿en qué nivel? Respondiendo a las siguientes preguntas –eso sí: ¡muy sinceramente!–, sabrás por dónde se mueve tu capacidad de envidiar. ¿Acaso demasiado intensa y sufres innecesariamente? ¿Tal vez de forma tan floja que te falta capacidad de esfuerzo y de superación?

Etiquetas: cerebro humanopersonalidadpsicologíasalud

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS