¿Por qué las parejas más felices son las más fieles?

La fidelidad parece tener relación con el nivel de felicidad que hay en una pareja, según un estudio publicado en el Personality and Social Psychology Bulletin.

Todos hemos estado enamorados alguna vez. La alegría fluye, las hormonas están a flor de piel y lo único que nos apetece realmente es estar con la persona que tenemos al lado. No se nos pasa por la cabeza mirar hacia otro lado o pensar en mantener una relación paralela. Sin embargo, ¿quién iba a pensar que cuando somos felices vemos al resto de personas más feas de lo que realmente son?

Shana Cole, investigadora del departamento de psicología de la Universidad Rutgers, Estados Unidos, decidió realizar una investigación sobre esta temática. Para ello contó con más de 250 personas, hombres y mujeres. Se les pidió a aquellos que estaban en una relación responder a varias preguntas, entre ellas el grado de felicidad con su pareja.

Más tarde, se les proyectaron una serie de imágenes de rostros del sexo contrario, para que evaluaran si esa persona estaba en una relación, era soltera o estaba en búsqueda de algo serio. Cada vez que pasaba una imagen, aparecía otra que había sido previamente manipulada con el fin de parecer mucho más atractiva. Por ejemplo, habían mejorado la simetría de la cara, un aspecto de atracción según muestran otros estudios.


Una vez hecho esto, se les pidió que evaluaran estas 11 caras con el fin de saber si les parecían más o menos genuinos. Las respuestas que aportaron confirmaron las sospechas. Las personas que estaban en una relación consideraron los rostros más feos, que las que estaban solteras. Este resultado se intensificaba cuanto más felices eran las parejas.


Colle y colaboradores creen que el menospreciar a otras personas es un mecanismo inconsciente de defensa, que permite preservar la monogamia y eliminar posibles amenazas para la pareja. Sugieren que esto mismo sucede con las situaciones que requieren de un mayor autocontrol como cuando tenemos que realizar un trabajo, o queremos resistir la tentación de realizar una llamada.

Raquel Graña escribe en la web Intimasconexiones.com

Etiquetas: parejapsicologíasexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS