Una universidad revela el secreto para una vida sexual feliz

¿Quieres tener una vida sexual plena con tu pareja? Según este estudio, creer en las almas gemelas puede resultar perjudicial.

También te puede interesar: Dime como andas y te diré cómo es tu vida sexual

El secreto para tener una vida sexual feliz en nuestras relaciones a largo plazo reside en creer que la satisfacción sexual en pareja es algo que precisa de trabajo y esfuerzo, según un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Personality and Social Psychology por un grupo de psicólogos de la Universidad de Toronto (Canadá).

Sin embargo, no resulta raro encontrar a personas que creen lo contrario: que esa satisfacción sexual llegará sin más si hemos dado con la que consideramos nuestra verdadera media naranja. Hollywood es uno de los factores que nos han influido a la hora de alimentar la creencia en ese concepto de "alma gemela".

 

Este estudio canadiense, en el que participaron unas 1.900 personas –heterosexuales y homosexuales–, viene a decir que tienen más posibilidades de tener una vida sexual feliz y duradera las personas que creen en la necesidad de trabajar en el crecimiento sexual, de conocer a la pareja y de conocerse a sí mismo, de experimentar, que aquellas que se limitan a confiar en el destino y en que por el mero hecho de creer que se ha encontrado a la media naranja todo funcionará bien en el dormitorio desde el principio.  

 

"Las personas que creen en el crecimiento sexual no solo creen que pueden trabajar en sus problemas sexuales, sino que no permiten que estos afecten a la satisfacción que sienten por su relación de pareja", explica Jessica Maxwell, estudiante de doctorado en el departamento de Psicología de la Facultad de Artes y Ciencias.

 

Según Maxwell, existe una fase de luna de miel que dura de dos a tres años y en la que la satisfacción sexual es alta tanto en aquellos que creen en el crecimiento sexual como en aquellos que, por confiar en que han encontrado a su alma gemela, piensan que todo debería funcionar bien. Sin embargo, los beneficios de pertenecer al primer grupo se hacen mucho más evidentes tras esta fase inicial, cuando el deseo sexual puede comenzar a fluctuar.

 

"Sabemos que las desavenencias en el terreno sexual son algo inevitable con el paso del tiempo", dice Maxwell. "Tu vida sexual es como un jardín, y necesita ser regada y nutrida para mantenerla", añade la directora del estudio.

 

Curiosamente, aunque las mujeres son más proclives a consumir historias románticas y de almas gemelas en el mundo de la literatura, el cine o la música, el estudio explica que son a la vez más propensas a creer que las relaciones sexuales de pareja, en una relación a largo plazo, son algo que requiere de esfuerzo.

Etiquetas: felicidadinvestigaciónparejasexo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar