Los hombres homosexuales y bisexuales se estresan menos que los heterosexuales

Un nuevo estudio determina que la orientación sexual es importante en nuestra tolerancia al estrés.

Los hombres homosexuales y bisexuales y las mujeres heterosexuales se estresan menos que los hombres heterosexuales, según el último estudio llevado a cabo por el Centro de Estudios sobre el Estrés Humano del Instituto universitario de salud mental de Montreal bajo la supervisión del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Montreal (Canadá).

 

Teniendo en cuenta estudios anteriores en los que se afirmaba que las mujeres bisexuales padecen más trastornos mentales que las lesbianas, el objetivo del estudio era equiparar la reacción al estrés de lesbianas, gays y bisexuales con las personas heterosexuales, para profundizar aún más en esta variable que asocia la orientación sexual y la salud mental.

 

Así, los investigadores contaron con la participación de 87 hombres y mujeres con 25 años de media de los que se tomaron muestras de sangre y de saliva (tras una exposición a un factor estresante) y midieron sus niveles de cortisol, la hormona secretada bajo situaciones de estrés que coloca a nuestro organismo en estado de alerta

 

Al observar ciertos criterios de bienestar psicológico, de cortisol y de muestras de sangre, hemos sido capaces de determinar los perfiles biológicos de los participantes y si la salud mental y física difiere entre los homosexuales y bisexuales y las personas heterosexuales”, explica Robert-Paul Juster, líder del estudio.

 

Según el trabajo, al comparar la reacción en cuanto a factores de estrés relacionados con el rendimiento, los hombres homosexuales y bisexuales parecían tener un menor índice de reacción ante situaciones estresantes en comparación con los hombres heterosexuales. Los hombres heterosexuales tenían respuestas biológicas mucho más fuertes y acentuadas que los gays y los hombres bisexuales. “Por el contrario, los niveles de hormonas del estrés eran más altos en las mujeres lesbianas y bisexuales, que tienen un perfil similar a los hombres heterosexuales”, explican los autores.

 

Los resultados han confirmado por primera vez una relación significativa entre la tolerancia al estrés y la orientación sexual. Según Juster, “el estrés relacionado con el estigma social anima a las minorías sexuales a desarrollar estrategias de adaptación que los hacen más capaces de manejar el estrés”. Por tanto, no solo hombres y mujeres reaccionamos de forma distinta al estrés, sino que nuestra orientación sexual también marca otra diferencia.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Biological Psychiatry.

 

Etiquetas: estréspsicologíasaludsexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar