Los bebés robóticos no disuaden de ser madre

Todo lo contrario: las campañas de educación sexual realizadas con recién nacidos virtuales aumentaron la tasa de embarazos entre chicas adolescentes.

También te puede interesar: Historia de la primera "bebé probeta"

Un estudio que acaba de publicar la revista médica The Lancet ha sorprendido a propios y extraños. Se trataba de verificar los resultados de una campaña de educación sexual consistente en que chicas adolescentes de unos 2.000 colegios australianos, de entre trece y quince años, se llevaran a su casa durante un fin de semana un muñeco de la compañía Realityworks, que dan todo el trabajo, molestias y quebraderos de cabeza de una criatura real: eruptan, lloran desconsoladamente, hay que cambiarles los pañales, acunarlos… Programas similares se llevan a cabo en otros países como Estados Unidos, donde están implantados en el 67% de los centros educativos.

Pues bien, los resultados del seguimiento posterior demuestran que la idea, con toda su buena intención, había sido contraproducente: mientras que el 17% de las chicas que cuidaron un “ciberbebé” se quedaron embarazadas antes de cumplir los veinte años, el porcentaje descendía hasta el 11% entre quienes no participaron de la experiencia.

También variaba significativamente la opinión sobre el aborto: solo el 54% de las adolescentes que convivieron con el muñeco recurrirían a él, mientras que entre el resto, el 60% de las encuestadas eran proclives a interrumpir el embarazo en caso de producirse.

Como ha contado la doctora Sally Brinkman, del Telethon Kids Institute (el centro de investigación australiano que ha realizado el estudio), aunque algunas de las chicas encerraban al niño electrónico en el cobertizo del jardín o intentaban apagarlo por todos los medios, la mayoría no quería desprenderse de él.

Etiquetas: adolescenciaeducacioninvestigaciónsexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar