¿Hay mujeres sádicas?
El sadismo consiste en la obtención de placer por medio de la crueldad o la dominación hacia otro. Pocas mujeres han caído en su vertiente criminal, con excepciones como Erzsébet Báthory, la Condesa Sangrienta, que en el siglo XVI mató a 610 muchachas. Su doncella de hierro -instrumento de tortura- era un sarcófago donde las hacía entrar para luego atravesarlas con puñales.

Si nos referimos al sadismo en un contexto sexual y pactado, hay muchas mujeres que disfrutan con ello. En una encuesta realizada en España, un 19% de la población femenina admitía haber mantenido este tipo de relaciones y un 45% fantaseaba con tenerlas. Entre las que gozaban de estas prácticas, un 11% prefería ser dominante y un 9 % afirmaba sentirse tan a gusto en ese papel como en el de sumisa.




SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.