Un marcador biológico para detectar la depresión

Diagnosticar la depresión, ese trastorno silencioso que aúna infelicidad , desgana y culpabilidad, no resulta sencillo, ya que ninguno de los síntomas garantiza un diagnóstico acertado por sí solo. Si tenemos en cuenta que una de cada seis personas lo padecerá en alguna etapa de su vida, la prevención se convierte en un imperativo, sobre todo en los más jóvenes.

 

Ahora, gracias a un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) se ha identificado el primer biomarcador -una señal biológica- de la depresión, es decir, una prueba física que facilitará el diagnóstico de aquellas personas con depresión. La clave se encuentra en la saliva. Un test de saliva para medir los niveles de una hormona, el cortisol, es suficiente para determinar si un individuo tiene propensión a la depresión. Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 

Para llegar a ese marcador biológico, los investigadores realizaron un estudio con 1.858 adolescentes, divididos en dos bloques de estudio: 660 adolescentes en el primero, y 1.198 adolescentes en el segundo. Cada bloque de adolescentes fue dividido en grupos según sus potenciales síntomas de depresión y sus niveles de cortisol en saliva, de menos a más. Los resultados de los dos estudios fueron idénticos y tremendamente reveladores: en el cuarto grupo, el que contaba con adolescentes con más nivel de cortisol en saliva, se concluía que los jóvenes eran siete veces más propensos a la depresión clínica que los del grupo 1.

 

Este hallazgo supone un gran avance en el diagnóstico precoz, sobre todo para el sector más frágil y más complicado de detectar, como son los niños, ya que permitirá identificar con rapidez y sin lugar a errores, a los niños con mayor riesgo de sufrir este trastorno mental.

 

Etiquetas: cortisoldepresiónhormonasniñospsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS