Transforman recuerdos malos en buenos

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha logrado mediante un experimento con ratones, alterar las emociones -positivas o negativas- asociadas a los recuerdos sin la utilización de sustancias químicas. El estudio ha sido publicado en la revista Nature.

 

Para su investigación, los científicos estimularon con haces de láser ciertos circuitos neuronales del hipocampo, el lugar donde se almacena información contextual de la memoria, así como de la amígdala, la zona en la que se codifican los sentimientos asociados a esa información. Así, la estimulación de ambas zonas consiguió que los roedores asociaran emociones positivas a recuerdos negativos que habían sido forjados en situaciones de miedo. De la misma forma, también consiguieron que momentos positivos fueran asociados a recuerdos estresantes, consiguiendo una manipulación total de los recuerdos.

 

“Sabemos que las dos regiones, el hipocampo y la amígdala, están conectadas. Lo que hemos descubierto es que podemos cambiar las asociaciones que unen la memoria contextual con sus correspondientes emociones, de negativo a positivo y a la inversa”, afirma Susumu Tonegawa, líder del estudio.

 

Según Tonegawa, esta técnica servirá, en el futuro, para la implantación de nuevos tratamientos en humanos con problemas psicológicos como el estrés postraumático o la depresión. Gracias a que la terapia no implica ningún tipo de sustancia química, puede convertirse en una excelente vía para la psicoterapia, que trata de aprovechar la maleabilidad de la memoria para modificar comportamientos.

 

Etiquetas: cerebroneurocienciaoptogenéticasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS