Trabajar con disolventes puede provocar deterioro cognitivo

Un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) ha descubierto que la exposición prolongada a productos como el pegamento, la pintura o disolventes en general, puede provocar deterioro cognitivo cuando se hagan mayores, muchos años después de haber estado expuestos a ellos.

 

El equipo de investigadores contó con 2.143 jubilados de la empresa de servicio público nacional francesa. Todos ellos fueron evaluados respecto a su exposición ante disolventes clorados y derivados del petróleo, así como el tiempo que hacía desde la última exposición a estos productos. El análisis de los datos estableció que el 26% estuvieron expuestos a benceno (utilizado para fabricar plásticos o tintes), el 33% a los disolventes clorados (desengrasantes) y el 25% a los derivados del petróleo (pintura, barniz).

 

Todos los participantes fueron sometidos a ocho pruebas de memoria y habilidades de pensamiento, una década después de jubilarse. Los resultados de la prueba determinaron que el 59% de los participantes presentaban deterioro cognitivo en entre 1 y 3 de las ocho pruebas y el 23% en 4 o más pruebas.

 

Además, los participantes del estudio fueron divididos en grupos según su promedio de exposición durante toda su vida. La investigación aclaró que las personas con una alta exposición reciente a los disolventes tenían más riesgo de déficit de memoria y pensamiento.

 

El estudio, que ha sido publicado en la revista Neurology, alerta del riesgo real para la salud cognitiva tanto en el presente como en el futuro de estas personas.

 

Etiquetas: cerebropinturasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS