Tomar habitualmente aspirina reduce el riesgo de cáncer de páncreas

Bajo prescripción médica, muchos pacientes toman aspirina diariamente para reducir los riesgos de ataques cardíacos. Ahora, un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale en New Haven (EEUU), sugiere que cuanto más tiempo tome una persona aspirina -en dosis bajas-, menor será su riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.

 

Para el estudio, los investigadores contaron con pacientes de 30 hospitales generales de Connecticut (EEUU) entre 2005 y 2009, con un total de 362 pacientes de cáncer de páncreas y 690 controles (57% hombres y 43% mujeres). Los científicos entrevistaron a los pacientes para averiguar cuándo habían comenzado a tomar aspirina, cuántos años llevaban tomándola, qué tipo de dosis tomaban y cuándo dejaron de tomarla. Además, se tuvieron en cuenta otros factores como el índice de masa corporal (IMC), los antecedentes de diabetes y también de tabaquismo.

 

Los hombres y las mujeres que tomaron aspirina en dosis bajas (de 75 a 325 mg de aspirina al día) regularmente, tenían un 48% menos de riesgo de desarrollar cáncer de páncreas. De hecho, los investigadores concluyeron que cuanto más temprano comenzaba una persona a tomarla, más era la reducción del riesgo de cáncer de páncreas. Sin embargo, la suspensión del uso de aspirina fue asociado a un aumento de tres veces el riesgo de cáncer de páncreas comparado con el uso continuado de ésta.

 

“El uso de 'Aspirina' tiene sus propios riesgos potenciales, por lo tanto, se deben evaluar los riesgos y beneficios de cada persona sobre la base de las características personales y las consideraciones. Para el pequeño subgrupo de personas con fuertes antecedentes familiares de cáncer de páncreas o en los que se ha diagnosticado de otra manera que tienen un aumento sustancial del riesgo de cáncer de páncreas, el uso de 'Aspirina' podría ser parte de un régimen diseñado para reducir su riesgo”, afirma Harvey A. Risch, líder del estudio.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention.

 

Etiquetas: cáncerenfermedadessalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS