Tener la tensión alta nos ayuda a preocuparnos menos

Un equipo de investigadores de las universidades de Jaén y Granada ha realizado un estudio relativo a la presión sanguínea y su influencia en nuestro estado de tranquilidad y preocupación.

 

Los investigadores analizaron la presión arterial sistólica y diastólica de 57 mujeres, 36 de ellas con alta preocupación y 21 de ellas con baja, así como la sensibilidad del reflejo barorreceptor durante un periodo de reposo, un periodo de preocupación autoinducida y durante la evocación de un reflejo defensivo mediante estimulación auditiva intensa (para generar una reacción emocional negativa).

 

Los resultados, que han sido publicados en la revista Biological Psychology, mostraron que las participantes poco preocupadas tenían una mayor presión arterial y mayor sensibilidad al reflejo barorreceptor tanto en reposo como en el estado de preocupación inducido, que las mujeres con alta preocupación.

 

“Este mecanismo de alivio emocional generado por la estimulación del reflejo barorreceptor a partir de los incrementos en tensión arterial podría explicar algunos casos de hipertensión esencial o primaria (cuando surge sin causa conocida)“, afirma Gustavo A. Reyes del Paso, científico de la Universidad de Jaén y líder del estudio.

 

Los científicos concluyen que la presión sanguínea modula la tendencia de cada persona a preocuparse y además viene asociada a un efecto tranquilizador que alivia la tensión y el malestar emocional cuando ésta es elevada.

 

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS