¿Son eficaces las terapias alternativas contra la migraña?

Nueve de cada diez personas padecen dolor de cabeza en algún momento de su vida, aunque este no trascienda del simple malestar derivado de una dura jornada laboral. Sin embargo, cerca del 20 por ciento de la población, en su mayor parte mujeres, sufre ataques recurrentes de jaqueca desencadenados por múltiples factores (estrés, cambios atmosféricos, falta de sueño, ayuno…), que les impiden desempeñar sus labores diarias con normalidad. La migraña es considerada una de las enfermedades más incapacitantes, ya que a menudo no se limita a un fuerte dolor de cabeza, sino que va acompañada de intolerancia a la luz, al movimiento y al ruido, y obliga al paciente a aislarse en un ambiente de oscuridad y silencio totales.


Ante esta situación, muchos pacientes recurren a las terapias alternativas dada la limitada eficacia de los fármacos antiinflamatorios y la mejora momentánea de los síntomas que reportan estos tratamientos preventivos. Pero lo cierto es que, los medicamentos homeopáticos o los preparados herbales no proporcionan un beneficio real en el paciente, sino solo un intenso efecto placebo superior al 30 por ciento durante un mínimo de tres meses. Así lo afirma la Sociedad Española de Neurología (SEN) en un comunicado que advierte de que el alivio ligado a estas terapias se debe en realidad al efecto terapéutico de las propias consultas, al ejercicio, a las las técnicas de relajación, al efecto de los tratamientos convencionales simultáneos y la capacidad de recuperación del organismo.

 

Según los investigadores, los resultados obtenidos por las terapias homeopáticas no son en ningún caso superiores al placebo. Igualmente, en España, no se dispone de preparados herbales fiables para el tratamiento de la migraña, salvo dos principios activos: la petasina (de la planta petasites hybridus) y el partenóido (de la planta tanacetum parthenium). En el caso de la petasina, ello es debido a que se extrae de una planta cuyos extractos contienen también pirrolizidina, una sustancia que es hepatotóxica y cancerígena.


Aunque investigaciones previas han determinado que los alimentos con un alto contenido en histamina aumentan el riesgo de sufrir ataques, los autores del presente trabajo afirman que la relación entre migraña y alimentación está sobreestimada, ya que solo se manifiesta en aproximadamente el diez por ciento de los casos. “Los neurólogos no aconsejamos dietas especiales ni restrictivas a los pacientes con migraña ya que, a fecha de hoy, ninguna intolerancia alimentaria ni su correlato dietético han demostrado con rigor su eficacia”, concluía el Dr. David Ezpeleta. Respecto a los suplementos alimenticios eficaces en la prevención de la migraña, se dispone de evidencias científicas para la vitamina B2 (riboflavina) y el magnesio, aunque su efecto es limitado y menor que el de los fármacos antimigrañosos habituales. 

 

La revisión realizada por la SEN también contempla las terapias relacionadas con el trabajo del cuerpo, la medicina oriental y las terapias mentales. La acupuntura y la hipnosis, entre otros tratamientos, sí han resultado útiles en el alivio de la migraña y la cefalea de tipo tensión cuando el desencadenante es el estrés. No obstante, según el informe, no se dispone de evidencias que certifiquen su eficacia debido a la dificultad de evaluarlas en ensayos clínicos y puede que sus efectos se deban a dicho efecto placebo.

 

Etiquetas: homeopatía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS