Sexos diferentes, adicciones distintas

¿Son más propensas las mujeres a las adicciones? ¿Lo son los hombres? ¿O eso depende del tipo de adicción? Drogas, juego, sexo, ejercicio físico, internet… ¿cómo y a qué nos enganchamos?

 

Un equipo de investigación italiano liderado por Liana Fattore ha realizado una profunda revisión de las diferencias sexuales en relación a la propensión y el tipo de adicciones que desarrollan hombres y mujeres.

 

 

Tradicionalmente la adicción se ha asociado al abuso de sustancias, pero sabemos que las personas también pueden volverse adictas a otras cosas como las compras, la comida o el sexo, lo que ha llevado a generar una nueva denominación: ‘adicciones conductuales’ o trastornos del control de impulsos.

 

Según el artículo de Fattore, publicado en Frontiers in Neuroendocrinology (2014), las mujeres y los hombres tenemos propensión a trastornos adictivos distintos, a veces en relación a nuestro sistema hormonal. Un pequeño resumen sería:


- Drogas: las mujeres son más propensas a abusar de drogas legales de las que recetan los médicos, como los tranquilizantes, mientras que los hombres lo hacen sobre las drogas ilegales como la cocaína y la heroína. Parece que las mujeres son, en general, más vulnerables a todas las drogas de abuso, y ello podría estar relacionado con las hormonas sexuales, el estrógeno en particular.

 


- Comida: siendo un potente reforzador positivo, la adicción a la comida incluiría la necesidad imperiosa de comer (sin hambre), la ingesta compulsiva y los atracones. Las mujeres se llevan la palma, sobretodo en relación al chocolate, lo que también parece estar relacionado con las hormonas.

 


- Sexo: se habla de adicción al sexo cuando se tienen pensamientos, sentimientos o comportamientos sexuales descontrolados y que generan estrés. El comportamiento sexual compulsivo parece ser más frecuente en hombres que en mujeres, aunque aún hay pocos estudios sobre ello.

 


- Juego patológico: la adicción a las drogas comparte muchos rasgos con el juego patológico, tanto a nivel neuroquímico como conductual (por ejemplo la compulsión). Parece que en adolescentes, los chicos comienzan más temprano a presentar conductas de juego patológico. Las chicas suelen utilizar el juego como una forma de afrontamiento, para evitar pensar en otras preocupaciones. En la edad adulta, ellas suelen desarrollar más problemas con juegos como el bingo y ellos con el pocker, según concluyen los autores.

 


- Internet: nos referimos a adicción a Internet cuando no se puede controlar el tiempo que uno mismo pasa navegando por la red, perdiendo la noción del tiempo y ello nos causa una disfunción importante en la vida cotidiana. La prevalencia de adicción a Internet es mayor en hombres que en mujeres, aunque no hay datos concluyentes en el papel de los factores de riesgo. Por ejemplo, las adolescentes con trastorno de déficit de atención con hiperactividad suelen mostrar de forma más frecuente que los chicos este tipo de adicción.

 


- Ejercicio físico: parece que las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar esta adicción, aunque los datos no son muchos ni claros. Las mujeres cuentan sentirse más ansiosas, tensas y deprimidas cuando se les prohibe hacer deporte.

 


Si es que al final volvemos a Aristóteles y su famoso término medio: un poco de chocolate no está mal de vez en cuando; ejercicio físico frecuente aderezado con buen sexo; y el juego justo para pasarlo bien sin engancharse no harán mal a nadie… pero ten cuidado los excesos y sobretodo prepara tu cerebro para controlarte mejor.

 


Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: neurologíasaludunobrain

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS